Economía

Las mujeres ganan cada vez más espacio en el acceso al crédito: Datacrédito

La mujer es un motor para la economía, que sigue ganando cada vez más espacio en acceso al crédito, especialmente para actividades productivas, pero que aún encuentra algunas barreras para llegar a mejores productos financieros, según un estudio de Datacrédito Experian y Aequales.

"Queremos hacer evidente cómo las mujeres se han convertido en jugadoras cada vez más importantes en cuanto al acceso y manejo de productos de crédito, y han demostrado que se han empoderado de su historial crediticio y hoy, de acuerdo al análisis basado en el score de riesgo genérico de DataCrédito, las mujeres presentan un mejor perfil de riesgo que los hombres, en los principales rangos del score", señaló Natalia Tovar, vicepresidenta jurídica de Datacrédito Experian.

Por su parte, Mía Perdomo, CEO de Aequales, resaltó el valor de la información, haciendo énfasis en cómo las herramientas financieras permiten a las mujeres tener un mayor control de su vida y sus intereses. "Vemos un mayor empoderamiento de las mujeres, que es crucial para su libertad y su integridad física, pues define en muchas ocasiones la posibilidad de tomar decisiones propias que la alejen de escenarios peligrosos y asumir las riendas de su futuro" comentó.

Añadió que "cada vez será más importante entender las dinámicas sociales con un enfoque de género para conocer a lo que las que las mujeres se ven enfrentadas más allá de lo evidente y así impulsar su desarrollo por medio del acceso al crédito, cerrando las brechas que aún existen".

En esta ocasión se analizaron cerca de 30 millones de operaciones crediticias que tuvieron lugar a lo largo del 2020, por un valor cercano a los 200 billones de pesos y, que, en primera instancia, muestran que las mujeres son responsables del 57.8% del total de operaciones, comparado con el 42.2% que generan los hombres

Esta participación es en cantidad en el año anterior, lo que se suma el incremento de la participación en la mujer en la apertura de nuevas obligaciones. En el 2006, las mujeres eran responsables de cerca del 48%; para el año 2008 se revierte y ellas logran llegar a más del 50% de participación. En los pasados 14 años el porcentaje de apertura de mujeres aumentó casi en un 10% y de manera sostenida.

En 2006, las operaciones generadas por hombres correspondían a un 51%, esto siendo una constante en todas las regiones del país (Caribe, Cundinamarca, Eje Cafetero y Antioquia, Orinoquia y Amazonía, Pacífico y Suroccidente, Santanderes y Boyacá); en todas las mujeres tienen una mayor participación que los hombres algo que también se repite en todos los estratos socioeconómicos, en donde hay una mayor concentración en el estrato 1 (60%), descendiendo paulatinamente hasta el 53.4% en estrato 6.

En cuanto a la edad de solicitud, las mujeres tienen más de la mitad de las operaciones desde los 18 años hasta los 65 años, cediendo la mayoría solo en el rango de edades mayores (más de 66 años) donde los hombres cuentan con el 52,4%. Además, si se revisa la evolución de la participación, esta tiende a crecer en la medida que aumenta la edad, pasando del 53,2% para el rango de 18 a 21 años, al punto más alto en el rango de edad de 46 a 55 años, con el 59.8% de participación. En este rango la diferencia entre el porcentaje de participación entre los dos sexos es levemente inferior al 20%.

Los ingresos son también un punto clave en el análisis, pues entre menores sean los ingresos estimados hay una mayor participación en el acceso al crédito. Por eso las mujeres concentran el 70.8% de participación de operaciones en el rango salarial menor a 1.5 millones de pesos, con una diferencia marcada con el otro sexo (un 41.6%). Su participación es mayor al 50% hasta el rango de 3 a 5 millones de pesos (54,6%), algo que cambia significativamente en el rango de 5 a 10 millones de pesos; en el mayor rango salarial, de más de 10 millones de pesos, los hombres tienen una participación del 67,4% y las mujeres del 32,6%. Esta diferencia en el ingreso entre hombres y mujeres se ha mantenido por muchos años, afectando el acceso igualitario a algunos tipos de créditos de mayores montos.

El newsletter también revela que las mujeres solicitan más créditos asociados con la productividad. De hecho, las mujeres son más activas en dos tipos de cartera: comercial y microcrédito, con el 70,1% y 55,9% respectivamente, carteras que son utilizadas tradicionalmente para lograr unas mejores condiciones de vida.

Con respecto al microcrédito, las mujeres lideran con una diferencia del 12.6% por encima de los hombres. En cuanto a los productos crediticios del sector real, la mujer domina con claridad con una participación del 97,5% de las operaciones crediticias en el producto de laboratorios; vestuario con el 82,8%, consumo con el 72,4%, almacenes por departamento con el 66,5%, electrodomésticos el 56,6% y comercializadoras con el 54,1%.

"Sin embargo, y a pesar de que la mujer tiene un buen perfil de riesgo, sobre todo en los rangos medios del Score Acierta, aún quedan espacios del otorgamiento de crédito que ocupar para la mujer" comentó Santiago Rodríguez Raga, PhD de la Universidad de los Andes.

Por una parte, la mujer sigue asociada a solicitar préstamos de cuantías bajas; por ejemplo, en el rango de 0 a 500 mil pesos, el 71,3% del total de operaciones son para las mujeres. Una tendencia muy similar si se tiene en cuenta el valor de la cuota y los plazos de los créditos. "Esto se explica, porque las mujeres presentan en promedio un 30% menos de ingresos que los hombres y se evidencia en el hecho de que las mujeres acceden a créditos con valores 44% menores que los hombres. Una realidad que es trasversal para todas las regiones del país" afirmó Rodríguez.

Con un mayor conocimiento de las condiciones a las que deben enfrentarse las mujeres, las brechas que activamente existen se podrán ir cerrando paulatinamente. Este es un trabajo que incluye a diversos actores de la sociedad, tanto públicos como privados, para que con una conversación más directa y con evidencia, se puedan ofrecer mejores herramientas y mayor acceso a las mujeres para que se empoderen de su vida crediticia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin