Economía

Se afianza la recuperación del crédito de consumo por los colombianos

Durante el primer trimestre del año hubo un crecimiento positivo en términos de cuentas y saldos para los principales productos de crédito de consumo, respecto al año anterior, según indicó Virginia Olivella, Gerente Senior de Investigaciones Económicas TransUnion Colombia.

El número de nuevas cuentas también siguió aumentando para todas las líneas de negocio, a excepción de los créditos de vivienda, apoyado por la demanda de crédito por parte de los consumidores que se mantiene fuerte y entidades que parecen estar dispuestas a extender nuevos créditos.

El crédito de vivienda fue el único que presentó caída en originaciones en el cuarto trimestre de 2018 frente al mismo periodo de 2017, sin embargo, explicó la directiva, esa bajada se debió al excepcional desempeño del último trimestre de 2017.

Entre tanto, los créditos para vehículo mostraron el mayor porcentaje de aumento con 31,2%, mientras que los de libre inversión crecieron 16,6%; y, los de libranza 7,5%.

De otro lado Olivella señaló que las tarjetas de crédito son el producto de crédito más utilizado por los consumidores, lo cual es un buen indicador de la salud del mercado de crédito de consumo y de cómo los otorgantes de crédito ven las perspectivas macroeconómicas futuras.

El estudio de TransUnion también muestra una expansión del acceso al crédito en las principales líneas de negocio. Al primer trimestre de 2019 cerca de 8,4 millones de consumidores tuvieron acceso a créditos "revolventes" (una tarjeta de crédito o un crédito rotativo) con un aumento de 5,6% frente al mismo periodo de 2018.

A su vez el número de consumidores que tuvo saldo en créditos no "revolventes" (créditos de vehículo, vivienda, libranza, libre inversión y educativos) alcanzó 6,1 millones para un incremento de 3,9%.

En el primer trimestre las tasas de morosidad grave a nivel de consumidor mostraron mejoras en casi todos los productos de crédito. En el caso de vivienda se registró el cuarto trimestre consecutivo con disminución en tasas de mora cayendo 92 puntos básicos a 5,63%. Esta mejora puede deberse a la mayor participación de originaciones de créditos de consumidores de menor riesgo.

Las tarjetas de crédito y los créditos de libre inversión también mostraron caídas anuales en las tasas de morosidad durante el último año. En el caso de tarjetas, la disminución fue de 11 puntos básicos cayendo a 4,82% y en el caso de los créditos de libre inversión la caída fue de 49 puntos básicos, quedando en 7,23%. En ambos casos, estas mejoras continuaron la tendencia en caída anual en términos de tasas de morosidad observada durante los últimos trimestres, indicando que la recuperación en créditos de este tipo está ganando fuerza.

Para créditos de vehículo, en el primer trimestre de 2019 hubo un incremento de 43 puntos básicos en las tasas graves de morosidad a nivel de consumidor, terminando el trimestre en 5,36%. No obstante, esta tasa de incremento fue significativamente menor a los 121 puntos básicos de incremento evidenciados en el año anterior, entre el primer trimestre de 2016 y primer trimestre de 2017. Esto indica que los aumentos en la morosidad de los créditos de vehículo se están desacelerando y podrían comenzar a disminuir en los próximos trimestres.

Entre tanto, los créditos de libranza tuvieron un incremento de 29 puntos básicos en las tasas de morosidad grave a nivel de consumidor para el año terminado en el primer trimestre de 2019, lo que puede estar asociado al aumento de los niveles de desempleo. No obstante, la morosidad para los créditos de libranza a nivel de saldos se mantuvo estable.

"En general, el primer trimestre de 2019 fue otro trimestre positivo para el mercado de crédito de consumo que aún se encuentra en camino a una recuperación total. Existen presiones tanto para los consumidores como para las entidades de crédito, especialmente por parte de motores clave como son el desempleo y el crecimiento del PIB. La confianza del consumidor aún está frágil, cayendo entre enero y febrero, pero mejorando y volviendo a terreno positivo en marzo. Este es un indicador importante que tiene la habilidad de impactar otros factores que afectan la demanda de crédito como el consumo y las tendencias de compra," concluyó Olivella.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.