Economía

Pérdidas diarias por cierre de la vía al Llano ascienden a $4.000 millones

Pese a que Coviandes anunció esta mañana la reapertura de la vía que comunica a Bogotá con Villavicencio, la Asociación de Empresarios de Colombia (Andi) indicó que con el cierre de la vía, las pérdidas para las empresas ubicadas en la zona de los Llanos Orientales pueden ascender a $4.000 millones por día, cifra que en la mayor proporción no es recuperable, debido a que los productos son abastecidos por empresas de otras regiones.

La falta de comunicación directa con Bogotá les genera sobrecostos a las empresas, que deben implementar planes alternos para traer o movilizar materiales y el costo del transporte a aumenta en cerca del 45%.

Además, vías alternas como Restrepo-Cumaral-El Secreto-Guateque-Sisga-Bogotá están en mal estado y no permiten el paso de vehículos pesados y por la ruta Bogotá-Tunja-Paipa-Duitama-Tibasosa-Sogamoso-Pajarito-Aguazul-Tauramena-Monterrey-Barranca de Upía-Paratebueno-Cumaral-Restrepo-Villavicencio solo pueden transitar vehículos con un peso máximo de 50 toneladas. De otra parte, la ANDI señala que se requiere una política de promoción del transporte aéreo para ampliar el transporte de pasajeros y el envío de correo a costos factibles hacia Villavicencio.

Ante la difícil situación presentada por los continuos cierres de la vía Bogotá-Villavicencio, que han afectado a la población y la economía de los Llanos Orientales (Arauca, Casanare, Guaviare, Meta y Vichada) y Cundinamarca, la Andi solicitó que se tomen las medidas necesarias y soluciones definitivas con el concesionario y así evitar los continuos cierres en la vía por causa de los derrumbes.

La región de los Llanos Orientales se ha visto gravemente afectada al no poder enviar y comercializar sus productos hacia el interior del país y zonas portuarias, situación que compromete la competitividad y operación de empresarios de los sectores agroindustrial, hidrocarburos, minería y de servicios, entre otros. De la misma manera, se ha visto afectada la recepción de insumos necesarios para el desarrollo de los procesos industriales y agropecuarios.

Tras cerca de 20 años de operación del corredor vial Bogotá-Villavicencio, el concesionario de la vía debería tener un conocimiento detallado de las causas de las afectaciones (derrumbes, deslizamientos, hundimientos, restricciones para el paso de la carga por los túneles y gestión de tráfico, pago de peajes, entre otras). Sin embargo, el cierre de la vía se ha convertido en una situación usual, cuando debería contarse con el modelo de gestión que permita responder al flujo de tráfico que afecte lo menos posible la competitividad.

Entre tanto, Coviandes informó que a las 8 de la mañana de hoy lunes 20 de mayo se habilitó el tránsito vehicular a dos carriles en los kilómetros 58+000 y 64+200, luego de la remoción de piedra, tierra y lodo que cayó sobre la vía en la noche del domingo, producto de las fuertes lluvias de las últimas horas y que obligó al cierre preventivo y de seguridad.

La movilidad en dichos sectores está siendo controlada por personal de la Policía de Tránsito y Transporte con el fin de evacuar todos los vehículos represados en los puntos de cierre establecidos en el Plan de Atención de Emergencias.

Pese a las buenas condiciones climáticas que se registran a lo largo del corredor vial, la alerta continúa, razón por la cual se recomienda a los conductores, acatar y respetar la señalización y las indicaciones suministradas por los controladores de tráfico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0