Economía

Moody's sube a estable panorama crediticio de Colombia, mantiene en "Baa2" nota soberana

(Agencias) - La agencia Moody's subió el jueves el panorama crediticio de Colombia a estable desde negativo, mientras que la calificadora de riesgo internacional Fitch Ratings dijo que la perspectiva fue revisada a negativa desde estable.

Para su calificació Moody's citó las medidas que el gobierno del presidente Iván Duque planea implementar, que acompañadas por la recuperación de la economía estabilizarán la relación entre la deuda y el PIB en los próximos años.

Al mismo tiempo, la agencia mantuvo la nota soberana del país en "Baa2".

Para Moody's, la economía colombiana experimentó un fuerte golpe en términos de intercambio, principalmente por la caída de los precios del petróleo y una desaceleración significativa de la inversión.

"Las medidas que la administración del presidente Iván Duque planea implementar, acompañadas por una recuperación de la actividad económica, estabilizarán la relación deuda/PIB en los próximos años", explicó la agencia.

Moody's aseguró que la recuperación económica del país comenzó en serio en 2018, con una expansión de un 2,6% desde un 1,3% en 2017.

La agencia espera que la economía del país sudamericano continúe recuperándose entre 2019 y 2021 con un crecimiento en el rango del 3,0% al 3,5%, convergiendo hacia su tasa potencial de 3,5%, respaldado por un aumento de la inversión y el gasto privado.

"El desempeño económico será apoyado por el aumento de la inversión privada y el consumo, que compensará una menor contribución del gasto público a medida que el gobierno persigue la consolidación fiscal", aseguró la agencia en un comunicado.

Moody's espera que el gobierno cumpla con el objetivo de déficit fiscal de este año del 2,7% del PIB establecido por la regla fiscal del país.

Un aumento en los ingresos del gobierno este año después de la reforma fiscal aprobada en diciembre de 2018, además de la decisión de las autoridades de controlar el gasto congelando una parte del presupuesto de 2019, apoyará esta meta, según la agencia.

Entre tanto, la calificadora de riesgo internacional Fitch Ratings confirmó hoy la calificación de incumplimiento de emisor (IDR) en moneda extranjera a largo plazo de Colombia en 'BBB', mientras que dijo que la perspectiva fue revisada a negativa desde estable, informó el portal Valor Analitik.

En su informe, la firma dijo que la perspectiva negativa de Colombia "refleja los riesgos para la consolidación fiscal y la trayectoria de la deuda pública, el debilitamiento de la credibilidad de la política fiscal y el aumento del riesgo de desequilibrios externos".

Fitch espera que, con la reducción de los ingresos fiscales del Gobierno a partir de 2020, junto con los rígidos compromisos de gasto, se haga el ajuste fiscal adicional necesario para estabilizar y luego reducir gradualmente la deuda / PIB de las administraciones públicas, que al 42,3% del PIB en 2018 ya está por encima de la media 'BBB' actual de 37,5% y se espera que continúe divergiendo de la mediana, en ausencia de una consolidación fiscal más rápida.

Las revisiones frecuentes del presupuesto a mediano plazo en los últimos años, la reciente dilución en el Congreso de medidas permanentes de recaudación de ingresos fiscales en medio de demandas de gastos rígidas y reservas fiscales relativamente bajas están reduciendo la previsibilidad y credibilidad de la política fiscal a mediano plazo.

Además, las métricas externas de Colombia se están deteriorando en medio de un mayor déficit en la cuenta corriente, una menor liquidez externa y el aumento de la deuda externa neta.

Fitch Ratings espera que la Ley de Financiamiento aprobada en 2018 debilite los ingresos del Gobierno.

Dijo al respecto que la reforma inicial incluyó reducir las tasas de impuestos corporativos, aumentar los impuestos a la renta personal y ampliar la base del impuesto al valor agregado (IVA).

En medio de la oposición legislativa, el Congreso eliminó o modificó muchos elementos clave de la reforma, en particular la extensión del IVA a los alimentos básicos.

Por lo tanto, la reforma final rendirá aproximadamente la mitad de los ingresos de la propuesta original, aproximadamente el 0.7% del PIB. Los recortes a las tasas de impuestos corporativos y los incentivos para las inversiones de capital incorporados en la ley comenzarán a tener un impacto negativo en los ingresos fiscales en 2020, con una reducción de alrededor del 0,8% del PIB (y seguirán cayendo en 2021-2022 a medida que las tasas de impuestos corporativos continúan siendo rebajadas).

Las pérdidas de ingresos en virtud de la Ley de Financiamiento dificultarán la consolidación fiscal, dijo la agencia.

Los ingresos perdidos serán difíciles de compensar con la administración tributaria planificada del gobierno y los esfuerzos contra la evasión, según la opinión de Fitch.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.