Economía

Atlántico y Quindío, los departamentos con más alto índice de pobreza monetaria

En 2018, los departamentos que presentaron las líneas de pobreza monetaria más altas fueron Atlántico con $282.305 y Quindío $266.749. La línea de pobreza monetaria de Bogotá fue de $ 278.129. Los departamentos Nariño, Chocó y Cauca presentaron las líneas de pobreza más bajas: $225.119, $222.032 y $ 213.930, respectivamente, según el Dane.

Esto quiere decir que, una familia de cuatro personas se considera en situación de pobreza monetaria en el departamento de Atlántico si el ingreso total del hogar está por debajo de $1.129.220, mientras que una familia del mismo tamaño sería considerada en situación de pobreza monetaria en el departamento de Cauca si su ingreso es menor a $855.720.

La línea de pobreza es el costo per cápita mínimo de una canasta básica de bienes y servicios (alimentarios y no alimentarios) en un área geográfica determinada. Las diferencias entre las variaciones del IPC y las de las líneas de pobreza son explicadas por la disimilitud de las ponderaciones geográficas que asigna cada investigación.

El mayor crecimiento nominal de la línea de pobreza monetaria se dio en los departamentos de Santander y Risaralda, donde la línea de pobreza monetaria pasó de $258.039 a $265.857 y $252.774 a $260.244 respectivamente. El departamento con menor crecimiento nominal fue Chocó pasando de $217.366 en 2017 a $222.032 en 2018.

La incidencia de la pobreza monetaria mide el porcentaje de la población que tiene un ingreso per cápita de la unidad de gasto por debajo de la línea de pobreza según el dominio geográfico. En 2018, el porcentaje de personas clasificadas en situación de pobreza monetaria respecto al total de la población nacional fue 27,0%.

Los departamentos que durante 2018, mostraron una mayor incidencia de la pobreza monetaria fueron La Guajira y Chocó con 53,7% y 61,1%, respectivamente. Bogotá, tuvo una incidencia de la pobreza monetaria de 12,4% durante 2018, siendo el dominio con menor incidencia; seguido de los departamentos de Cundinamarca y Risaralda con 16,4% y 17,7%, respectivamente.

En 2018, los departamentos que experimentaron el mayor aumento en la incidencia de la pobreza monetaria fueron Caquetá, donde la incidencia pasó de 35,0% a 40,1%, y Chocó, donde la pobreza monetaria aumentó de 58,7% a 61,1%. Los departamentos que sobresalieron por la reducción de la pobreza monetaria fueron Caldas, donde decreció de 26,7% a 22,1%, y Quindío, donde cayó de 26,4% a 24,1%.

La brecha o intensidad de la pobreza mide la cantidad de dinero que le falta a una persona en situación de pobreza para dejar de estar en esa situación, es decir, para alcanzar la línea de pobreza. Se halla calculando la diferencia entre el ingreso de cada persona catalogada en situación de pobreza y la línea de pobreza, y se pondera por el número de personas pobres.

En 2018, la brecha de la pobreza monetaria en el total nacional alcanzó un valor de 9,8%, mientras que en 2017 la brecha de la pobreza fue 9,7%. Así mismo, los departamentos con mayor brecha de la pobreza monetaria durante 2018 fueron Chocó con 32,0%, La Guajira con 25,2% y Cauca con 21,3%. Los departamentos que tuvieron la brecha más baja de la pobreza monetaria en 2018 fueron Risaralda, Cundinamarca y Santander con 5,5%, 5,8% y 6,1% respectivamente, adicionalmente, Bogotá presentó una brecha de 4,3%.

La línea de pobreza extrema es el costo per cápita mensual mínimo necesario para adquirir una canasta de bienes alimentarios. Los departamentos con las mayores líneas de pobreza monetaria extrema en 2018 fueron Atlántico y Valle del Cauca con $124.501 y $121.453, respectivamente. Bogotá por su parte presentó una línea de pobreza monetaria extrema en $122.934. Los departamentos con las menores líneas de pobreza monetaria extrema en 2018 fueron Chocó y Cauca con $109.606 y $108.859, respectivamente.

Teniendo en cuenta lo anterior, una familia de cuatro personas es considerada en situación de pobreza extrema en el departamento de Atlántico si el ingreso total del hogar estar por debajo de $498.004, mientras que esta familia sería considerada en situación de pobreza extrema en el departamento del Cauca si el ingreso total del hogar es menor a $435.436.

El mayor crecimiento nominal de la línea de pobreza monetaria extrema se dio en el departamento de Santander, donde la línea de pobreza monetaria pasó de $119.081 a $120.793, y en el Valle del Cauca donde la línea pasó de $119.765 a $121.453. El departamento con menor crecimiento nominal fue Chocó donde decreció de $109.435 en 2017 a $109.606 en 2018.

La incidencia de la pobreza extrema mide el porcentaje de la población que tiene un ingreso per cápita del hogar por debajo de la línea de pobreza extrema de su dominio geográfico. En 2018, el porcentaje de personas clasificadas en situación de pobreza extrema respecto al total de la población nacional fue 7,2%.

Los departamentos que durante 2018, tuvieron una mayor incidencia de la pobreza extrema fueron Chocó y La Guajira con 34,5% y 26,7%, respectivamente. Atlántico, tuvo una incidencia de la pobreza monetaria extrema de 2,4% siendo el departamento con menor incidencia, seguido de Risaralda con 3,1%. Bogotá presentó una incidencia de 2,5%.

En 2018, los departamentos que experimentaron el mayor aumento en su incidencia de la pobreza monetaria extrema fueron Cauca, donde pasó de 20,8% a 22,9% y Chocó, donde aumentó de 32,7% a 34,5%. Los departamentos que sobresalieron por la reducción de la pobreza monetaria extrema fueron Sucre, donde decreció de 9,9% a 7,5%, y Boyacá, donde cayó de 8,6% a 5,4%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.