Empresas

Fedepalma llama a trabajar sin desconocer legítima protesta pacífica

  • "Desde los gremios de la producción, tenemos que ser defensores de la democracia, del estado de derecho y del orden, porque las protestas son válidas siempre y cuando no afecten a otras personas ni en su movilidad ni en su libre desarrollo".
Jens Mesa, presidente de Fedepalma: respeto a la protesta pacífica y al derecho a trabajar.

"Desde Fedepalma creemos que las marchas pacíficas y las protestas del mismo tenor son un derecho legítimo que tiene la ciudadanía y que responden a la libre expresión que está consagrada en la Constitución Nacional".

Así lo afirmó Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma a propósito del Paro Nacional que se anuncia para este 21 de noviembre.

"Nuestro llamado es a que Colombia tiene que ser consecuente con su realidad y por ello lo fundamental es trabajar y generar riqueza y con ello bienestar y progreso, creando puentes que armonicen los intereses de la sociedad y eso excluye las manifestaciones violentas, a través de caminos como la preservación de la democracia participativa y el pluralismo", precisó el vocero gremial.

Explicó que "desde los gremios de la producción, tenemos que ser defensores de la democracia, del estado de derecho y del orden, porque las protestas son válidas siempre y cuando no afecten a otras personas ni en su movilidad ni en su libre desarrollo".

"Igualmente nos preocupa la desinformación que existe en el país y las razones que las personas toman como ciertas para decidir ir a la marcha o no, aquí lo importante es documentarse bien y también que las instancias de autoridad estén preparadas para ejercer debidamente el control, de presentarse hechos violentos, que por supuesto rechazaríamos completamente y que harían que las protestas perdieran su legitimidad", manifestó Mesa Dishington.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.