Empresas

Producción industrial de Colombia finalizó el 2019 con crecimiento del 1,6%

Colombia terminó el 2019 con un crecimiento mediocre de la industria manufacturera, aumentando el PIB del sector apenas 1,6% inferior al promedio de la economía (3,3%), según la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta de la Andi.

Lo más preocupante, señala el gremio, es que este desempeño no obedece a un fenómeno coyuntural de los últimos meses, sino que refleja la tendencia que viene observándose en la manufactura en los últimos años.

Si se analizan los datos de cuentas nacionales para el período 2005-2019 se observa un pronunciado rezago del crecimiento industrial frente al crecimiento general de la economía. Durante todo este período, la industria manufacturera creció en todos los años por debajo del crecimiento general de la economía, con excepción del 2016 cuando la industria creció por encima del PIB total explicado en buena parte por la entrada en operación de Reficar en ese año.

En promedio entre 2010-2019 la industria aumentó 1,9% y entre 2015-2019 sólo 1,4%, mientras el PIB total creció 3,7% y 2,4% respectivamente. Todo lo anterior se ha traducido en una pérdida del peso de la industria en la economía, la cual pasó de representar en precios constantes el 15% del PIB total en el año 2005 a 12,1% en 2019.

Para el Presidente de la ANDI Bruce Mac Master, "los datos de Producción Industrial que nos presenta la EOIC demuestran un rezago importante de la industria frente al resto de la economía y nos reafirman que Colombia está en mora de poner en marcha programas de incentivos a la producción nacional que permitan aumentar las exportaciones no tradicionales, similares a los utilizados en muchos otros países incluidos nuestros socios comerciales más importantes y los miembros de la Alianza del Pacífico".

Estos programas tienen que estar orientados dentro del marco de una política de desarrollo industrial y empresarial. Hemos propuesto medidas concretas como la creación de Drawbacks, que incluyen la creación títulos de reembolso tributario que eviten el costo fiscal de corto plazo y puedan generar sus méritos propios al financiarse justamente con aumento de exportaciones.

La diversificación masiva de las exportaciones debe estar en los primeros puestos de la agenda nacional, hoy exportamos no renovables que más temprano que tarde se agotarán, debemos prepararnos para ese momento. Si en el país queremos contar con una economía sólida en el mediano plazo, es fundamental construir una canasta que nos permita producir y exportar bienes industriales y servicios generadores de valor agregado.

A corto plazo no da espera la reactivación de grandes proyectos de infraestructura como las 4G y la construcción de vivienda. Estos deben impulsar toda una cadena de distintos sectores industriales que a su vez son generadores de empleo".

A nivel de producción y ventas, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Mensual Manufacturera del DANE, para el año completo 2019 la producción industrial registró un aumento de 1,5% y las ventas totales 1,9%. En el año inmediatamente anterior, estas tasas eran de 2,9% y 3,4% respectivamente.

En la misma dirección, en la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta, la producción manufacturera aumentó 1,3%, las ventas totales 2,5% y las ventas para el mercado nacional crecieron 2,8%. En el año inmediatamente anterior las tasas eran 2,5%, 2,2% y 2,0% respectivamente. Lo demás indicadores de la encuesta registran una mayor utilización de la capacidad instalada, pedidos e inventarios en buenos niveles y un clima para los negocios que muestra una situación favorable.

En el caso de las exportaciones la situación es apremiante. En 2019 las exportaciones totales del país registraron una contracción de -5,7% explicado en buena parte por el comportamiento en las exportaciones tradicionales las cuales disminuyeron -9.8% frente al 2018, representando el 61,9% de las ventas externas del país. Por su parte, las exportaciones industriales tuvieron una cifra negativa de -0,4% en 2019, situándose en US$18,502 millones muy por debajo de los US$23,059 millones alcanzados en 2012. Este desalentador comportamiento de las ventas externas del sector industrial pone de presente la necesidad de implementar urgentemente una estrategia agresiva de exportaciones de tal forma que el país cuente con una base exportadora robusta en actividades diferentes al sector minero-energético.

No obstante, es importante destacar que, el desempeño de la industria colombiana en el año 2019 es mejor que el observado en la mayoría de los países de la región. Es así como el dato de la industria manufacturera de Colombia, resulta favorable frente a caídas de -1,5% en Uruguay y -1,3% en Perú y tasas alrededor del 0,5% en Chile, México y Brasil.

El débil desempeño de la industria en los últimos años, reitera la necesidad de adoptar una política de desarrollo empresarial, sobre la base de superar los grandes retos en competitividad, que permita a la manufactura acceder con éxito en las cadenas globales de valor y construya una base productiva de valor agregado diversificada. En esto, el estado cumple un papel fundamental.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), que la ANDI realiza con ACICAM, ACOPLASTICOS, ANDIGRAF y CAMACOL, en el período enero-diciembre de 2019, comparado con el mismo periodo de 2018, la producción aumentó 1,3%, las ventas totales 2,5% y, dentro de éstas, las ventas hacia el mercado interno aumentaron 2,8%.

En diciembre de 2019 el indicador de uso de la capacidad instalada se situó en 80,5%, nivel superior al observado en el mismo mes del año anterior. En el año, el promedio de utilización de capacidad instalada fue de 80,7%, superando el promedio de utilización alcanzado en el 2018 (79,8%) y es el más alto desde el año 2007.

Respecto a los indicadores de inventarios y pedidos, encontramos que en el mes de diciembre el 94,9% de la producción encuestada califica sus pedidos como altos o normales, y en el caso de los inventarios, estos son calificados como altos por el 16,0% de la producción manufacturera.

Para el año completo, el indicador promedio de volumen de pedidos (91,4%) es superior al de 2018 (87,9%). Por su parte, el porcentaje de la producción que califica sus inventarios como altos fue en promedio en 2019 de 17,6%, indicador similar al promedio observado en el 2018 (17,9%).

La situación de la industria manufacturera también se refleja en la percepción de los empresarios sobre el clima de negocios, como lo muestran los indicadores de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC). En efecto, para el año 2019 el 68,6% de los encuestados califica la situación actual de la empresa como buena, superior al 60,2% observado en 2018.

Por su parte, el porcentaje de empresas que prevé una mejor situación en el inmediato futuro fue en promedio en 2019 de 44,4% indicador igual al promedio observado en 2018 (44,3%).

En el 2019, de acuerdo con la encuesta, los principales obstáculos que enfrentaron los empresarios en el desarrollo normal de su actividad son en su orden: tipo de cambio, costo y/o suministro de materias primas, falta de demanda, estrategias agresivas de precios y comercialización, infraestructura y costos logísticos, contrabando, incertidumbre tributaria, cartera y mano de obra.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0