Empresas

Bajas expectativas de las pymes para el segundo semestre por el Covid, revela Anif

Las expectativas de las pequeñas y medianas empresas (pymes) para el segundo semestre de 2020, son de un menor optimismo en el desempeño empresarial lo cual resulta consistente con la compleja situación que enfrenta la economía, donde pronosticamos una caída del PIB entre el 5.8% y el 6.5% para todo el año 2020 frente al crecimiento de 3.3% observado en 2019.

Así se refleja en los resultados de la lectura del primer semestre de 2020 de la Gran Encuesta Pyme (GEP) que presenta un significativo deterioro en la percepción de los empresarios acerca de la evolución de sus negocios y la demanda durante la primera mitad del año, lo que implicó un cambio radical en la tendencia de recuperación que se evidenciaba en años anteriores.

Ese comportamiento desfavorable se explica por el choque ocasionado por el Covid-19 y las subsecuentes medidas implementadas para su contención, con severos impactos negativos en la actividad empresarial y la generación de empleo.

Dado todo lo anterior, el Indicador Pyme ANIF (IPA), que mide el clima de los negocios en el segmento Pyme, descendió a 40 puntos en el primer semestre de 2020 (vs. 60 en 2019-I), ubicándose en el plano de desempeño económico "regular".

Al diferenciar por tamaño, se observa que las pequeñas empresas registraron una significativa caída en su IPA, con una disminución de 18 unidades en el último año (38 puntos en 2020-I vs. 56 puntos en 2019-I), descendiendo al plano "regular". Las medianas empresas reportaron un deterioro incluso mayor de 20 unidades (44 vs. 64), también figurando en el plano "regular". Dado que esta es una encuesta de opinión (no de actividad productiva efectiva de las Pymes), la interpretación de sus resultados exige el mayor cuidado.

Como ha sido costumbre desde el año 2010, los resultados de la GEP se sintetizan a través del Indicador Pyme ANIF (IPA). Este resume el clima económico de las Pymes mediante la comparación de las variaciones en los índices de: situación económica; volumen de ventas; expectativas de desempeño general; y expectativas de ventas (estas dos últimas a un semestre vista).

El comportamiento del IPA obedeció al marcado deterioro en las variables que lo componen, sobre todo en aquellas de situación actual. En efecto, a nivel de índices de coyuntura, se tuvieron los siguientes resultados: en situación económica, se observaron significativas caídas en los balances de respuestas de los sectores de industria (-75% en 2020-I vs. -7% en 2019-I), comercio (-61% vs. -5%) y servicios (-38% vs. -4%); y (ii) en ventas, también se registraron importantes deterioros en los balances de respuestas de las Pymes de industria (-74% en 2020-I vs. -12% en 2019-I), comercio (-56% vs. -8%) y servicios (-30% vs. -1%).

Por su parte, a nivel de índices de expectativas, se tuvieron los siguientes resultados: en desempeño general, se observó una leve mejora en el balance de respuestas de las Pymes del sector de industria (34% en 2020-II vs. 33% en 2019-II), pero caídas en las de comercio (20% vs. 43%) y servicios (39% vs. 44%); y (ii) en ventas, se registró un deterioro en los balances de respuestas de las Pymes de industria (23% en 2020-II vs. 26% en 2019-II), comercio (12% vs. 34%) y servicios (24% vs. 35%).

Todo lo anterior evidencia la magnitud del choque generado por el virus en la economía durante 2020. De hecho, ANIF pronostica una contracción del PIB entre el 5.8% y el 6.5% para este año. Si bien Colombia tendría un comportamiento relativamente más favorable que el resto de la región, se considera que consolidar una senda sostenible de recuperación que logre impulsar una mayor generación de empleo requerirá acelerar el reinicio de las actividades productivas en el país, tal como ha venido ocurriendo en los últimos meses; agilizar la ejecución de proyectos y programas en sectores como la construcción-infraestructura, dados sus encadenamientos productivos con otras actividades, así como su efecto sobre la dinámica del empleo; y promover un amplio debate sobre las reformas estructurales que requiere Colombia para lograr mayores ganancias en productividad y competitividad, lo que facilitaría la recuperación del potencial de crecimiento de la economía.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.