Empresas

El 48% de los empresarios tiene planeado un proyecto de inversión para 2021

El 47,9% de las empresas tiene previsto o está desarrollando un proyecto de inversión mientras que el 40,3% no lo tiene previsto, según la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), de la Andi.

Estos resultados reflejan la compleja situación que enfrenta el empresariado. Es así como el porcentaje de empresas que respondieron que no tenían previsto desarrollar proyectos de inversión en el próximo año es el más bajo desde el año 2011 y el resultado de las compañías que aplazaron los proyectos de inversión es el más alto desde que se realiza esta pregunta (año 2005) en los meses de septiembre .

Esta situación se explica por la incertidumbre que aún rodea el día a día y que lleva a que las organizaciones tomen esta decisión de postergar la decisión sobre realizar proyectos de inversión.

Sin desconocer estas dificultades es importante destacar la mejoría con respecto a la situación al finalizar el primer trimestre de 2020 cuando la encuesta arrojó que solamente el 24.5% de los industriales tenía proyectos de inversión del 41.8% los había aplazado.

Con el objetivo de profundizar en este comportamiento, se hizo el ejercicio de tomar solo las empresas que respondieron este módulo tanto en marzo como en septiembre para poder realizar un comparativo que permitiera ver cómo han cambiado las decisiones de las compañías alrededor de los proyectos de inversión teniendo en cuenta la evolución de la situación de la pandemia a nivel mundial y local. Al momento de llevar a cabo estas preguntas en marzo, la incertidumbre era altísima y el impacto de las cuarentenas estaba en su punto más alto.

De acuerdo con esto, en marzo solo el 24,5% de las firmas estaba adelantando o tenía en firme su decisión de llevar a cabo proyectos de inversión, el 33,7% respondió de manera negativa a la pregunta y el 41,8% tomó la decisión de aplazarlos. Este alto porcentaje de postergación se ve explicado en la situación que se presentaba para este entonces de un alto grado de incertidumbre. Estas mismas organizaciones para el mes de septiembre se comportaron de la siguiente manera: el 42,9% respondió de manera afirmativa, el 41,8% dice que la empresa no adelanta o no tiene previsto desarrollar proyectos de inversión y el 15,3% aplazó este.

Esto muestra que las compañías que se decantaron en la versión de marzo por aplazar los proyectos, cambiaron su posición y se dividieron en septiembre entre llevar a cabo o no estas inversiones; lo de resaltar es que de esas firmas que salieron de la categoría de aplazados, la mayoría se decidió por llevar a cabo los proyectos de inversión ya que el porcentaje que respondió afirmativamente (42,9%) resultó mayor que los que respondieron no (41,8%) en la versión de septiembre.

Retomando la totalidad de respuestas de este módulo especial para el mes de septiembre, se encontraron diversos objetivos de proyectos de inversión para el 47,9% que afirman que adelantan o tienen previsto desarrollar inversiones productivas el próximo año. Un 65,5% dice que el fin de su proyecto es la modernización tecnológica, le sigue ensanche de la planta (operación) con 49,1%, luego está renovación de equipo (tecnologías) con 43,6%, innovación (32,7%), ampliación del mercado interno (20,0%), inversión en logística (18,2%), diversificación de la producción o nuevas líneas de negocio (14,5%), ampliación de mercado externo (12,7%); relocalización de la planta/operación (7,3%), alianzas estratégicas con empresas nacionales o extranjeras (1,8%) y finalmente, otras (9,1%). Dentro de esta última categoría hallamos opciones como el reemplazo de activos, aumento de la productividad y reducción de costos.

Pasando a ese 40,3% que confirmó no estar adelantando o tener previsto desarrollar un proyecto de inversión en el próximo año, se les preguntó si esta decisión se debió a la actual crisis sanitaria del COVID-19. El 65,0% respondió de manera negativa y el 35,0% contestó que si se debía a esta situación.

En la misma dirección, se les preguntó a las compañías que declararon haber aplazado el proyecto de inversión si esta determinación estaba motivada por la actual crisis sanitaria del COVID-19. El 88,2% afirmó que la decisión se debía a la situación de la pandemia, y tan solo un 11,8% dijo que esta no era la razón de su decisión. Estos resultados reafirman lo anteriormente mencionado, sobre cómo la incertidumbre influencia la toma de decisiones del sector privado.

Al interrogar sobre las dificultades que tienen para el desarrollo de proyectos de inversión productiva el principal obstáculo es el financiamiento con un 16,8% de las respuestas, luego está la baja demanda/ventas con 15,8%, a continuación, se encuentra la incertidumbre económica con 11,9%, rebrotes de Covid-19 o protocolos de bioseguridad (11,9%), el tipo de cambio (9,9%), flujo de caja (7,9%), trámites/normatividad (3,0%), escasez de materia prima (2,0%) y otros (7,9%). Donde en otros encontramos aspectos como la logística internacional, restricciones de la casa matriz, técnicas e investigaciones, entre otras

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin