Empresas

Españoles ven oportunidades en renglón colombiano de suplementos alimenticios

  • Los consumidores de América Latina se preocupan especialmente por prevenir enfermedades y por el bienestar futuro, aunque no siempre hay una correlación clara entre las preocupaciones de los consumidores y el nivel de padecimiento de las diferentes enfermedades.
Colombia y países latinoamericanos son atractivos para la industria de suplementos alimenticios.

Las empresas españolas deben acelerar sus negocios en el sector de suplementos alimenticios en Latinoamérica. Sin embargo, deben tener en cuenta que los consumidores son muy exigentes, valoran mucho que el producto responda a las necesidades y piden una promoción realista, que explique claramente qué proporcionan.

Así lo afirmó Javier Morán, asesor de la dirección de la Sociedad Nacional de Especialidades Farmacéuticas Publicitarias (Anefp), de España, durante el webinar 'Complementos alimenticios en Iberoamérica: preparados para exportar', organizado por la Asociación para el Autocuidado de la Salud (España).

Por su lado, el director general de Anefp, Jaume Pey, el mercado latinoamericano supone una oportunidad natural de expansión para las empresas españolas del sector de autocuidado.

No obstante, advirtió del error que supone considerar a América Latina un mercado unitario porque es complejo y hay que conocer bien la realidad de cada país para tener éxito en la comercialización de complementos alimenticios.

Morán añadió que Latinoamérica es un mercado emergente para el sector de este tipo de productos, donde los más potentes son Brasil y México, destacando precisamente a Chile y Colombia por su rápido crecimiento en los últimos años.

Esto reconociendo que Latinoamérica y Colombia son mercados complejos, en la medida que los consumidores pueden adquirir complementos alimenticios en diferentes canales como supermercados, comercios tradicionales y farmacias.

Las cifras del mercado

En el 2019 la venta de suplementos alimenticios llegó a US$2.000 millones en América Latina, monto del cual US$85 millones (4,2%) correspondió a Colombia.

Las categorías de complementos más consumidas son las vitaminas, los suplementos a base de plantas, los productos para el control de peso y la suplementación deportiva y de energía.

De acuerdo con Morán, los consumidores de América Latina se preocupan especialmente por prevenir enfermedades y por el bienestar futuro, aunque no siempre hay una correlación clara entre las preocupaciones de los consumidores y el nivel de padecimiento de las diferentes enfermedades.

Por ello, recomendó a las empresas interesadas en comercializar complementos alimenticios en América Latina, que presten mucha atención a las asociaciones que hacen los consumidores respecto a los beneficios de los ingredientes funcionales.

Lo anterior debido a que es muy difícil que el consumidor compre un producto que no tiene un anclaje en un ingrediente activo, cuyos beneficios no conoce y en el que no confía.

En su concepto, el consumidor latinoamericano también está cada vez más informado y más conectado, es muy selectivo, tiene poca fidelidad a las marcas y sobre todo, quiere prevenir enfermedades.

Igualmente, considera conservador a los compradores y poco dispuestos a probar productos innovadores si no se le comunican bien las ventajas y los beneficios de los mismos.

El consultor también enfatizó en la importancia del factor precio en el mercado latinoamericano porque es un mercado de bajo precio, especialmente en comparación con el de medicinas, por lo que ese factor adquiere un carácter fundamental.

Además, recomendó llegar siempre de la mano de un socio local, que conozca las peculiaridades de cada mercado, pues de lo contrario es muy difícil tener éxito.

Además, Morán hizo un repaso a la legislación de los complementos alimenticios en Latinoamérica.

En este sentido, comentó que la mayoría de los países siguen las indicaciones del Codex Alimentarius de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante, en los últimos años Argentina, Brasil, México, Chile y Perú han desarrollado su propia legislación respecto a los complementos alimenticios, en muchos casos estableciendo requisitos más estrictos que los del Codex Alimentarius respecto al porcentaje de ingredientes activos y frente a las declaraciones de salud de este tipo de productos.

Colombiana Alpina se anticipa

Pocas horas después de realizarse este 'webinar', la multilatina colombiana Alpina Productos Alimenticios reveló al público que adquirió, por US$14 millones, el 60% de las acciones en circulación de la compañía colombiana Boydorr, dueña a su vez del 100% de Boydorr Nutrition.

Estas firmas son pioneras en Colombia en el desarrollo, producción y suministro de productos nutricionales especializados, con reconocimiento en la comunidad científica, nutricional y médica.

Asimismo, cuentan con actividades comerciales en países de Centroamérica como Costa Rica y Guatemala.

Boydorr elabora alimentos nutricionales recetados por médicos para niños y adultos, con deficiencias nutricionales y enfermedades crónicas, que son conocidos como productos de propósito médico especial (Apme).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin