Empresas

18 Artesanos, emprendimiento venezolano que cosecha progreso en Colombia

  • Igualmente, ha contado con buena acogida en hogares, pues tras los confinamientos por la emergencia de Covid-19 y el aceleramiento del teletrabajo, ahora los consumidores disfrutan más la culinaria y valoran mejor los ingredientes.

Mientras los gobiernos de Colombia y Venezuela se debaten en una interminable controversia política, empresarios provenientes del vecino país cosechan desde la empresa 18 Artesanos ventas y progreso a través del cultivo de tomates.

Desde el 2016, un centenar de restaurantes de Bogotá encontraron un nuevo proveedor de tomates, que les ofreció 15 variedades del fruto, y viene creciendo a dos dígitos cada año.

18 Artesanos es un emprendimiento ubicado en Fómeque (Cundinamarca) fundado por los venezolanos Andy Nathan Goldstein Kirmayer y Joel Alejandro Cohen Almosni, quienes llegaron a Colombia en el 2016 para desarrollar tecnologías, que aprendieron en Israel, Holanda, México y Suiza.

Actualmente la compañía recoge 75 toneladas anuales, lo que representa 2,5 veces más por metro cuadrado que un productor tradicional, gracias al sistema de hidroponía bajo invernadero.

Joel Cohen, quien también es director comercial de 18 Artesanos, afirma que Colombia es un país de alto consumo de este fruto, pues a tres de cada cuatro platos de comida que se consumen se les agrega tomate.

Sin embargo, la cantidad de variedades era muy reducida y la producción solo se concentraba en los tipos chonto y milano.

Por ello, decidieron especializarse en cultivos hidropónicos con el propósito de ampliar la categoría y utilizando técnicas de última generación pudieran ser sostenibles y eficientes.

Rendimiento y eficiencia

Andy Goldstein, quien también es director de operaciones de la compañía, asevera que las técnicas y tecnología que aprendieron en esos cuatro países les permitieron aumentar rendimientos y eficiencias, además de garantizarles una sostenibilidad ambiental.

Lo que hicieron fue adaptar las variedades a las necesidades de los cultivos y circunstancias de Colombia.

Fue así como lograron una producción casi tres veces mayor que la de un proyecto tradicional.

Para los cultivos, los emprendedores utilizan invernaderos herméticos, que tienen alturas y condiciones climáticas especiales. También usan una protección especial para insectos, que permite disminuir notablemente el uso de pesticidas.

La siembra, como se dijo anteriormente, se hace mediante sistemas de hidroponía, sistema a través del cual se alimenta la planta, mediante de conductos de agua (no a través de riego en el suelo).

También utilizan durante el proceso el sustrato de coco, material que hace que las raíces de la planta tengan mejor aireación y adhesión, permitiendo un mejor crecimiento y calidad del producto.

Igualmente, usan como techos de los invernaderos láminas de plásticos especiales, y siembran en bolsas de color negro por dentro y blanco en el exterior, para lograr una mejor radiación mientras se mantiene la humedad.

Así, logran también que las plantas y variedades crezcan a buen ritmo y con una calidad y sabor especiales.

Joel Cohen agrega que lo que han hecho es abrir un mercado para variedades de tomates, que antes no se consumían en el mercado nacional.

Variedad y color

La empresa cultiva desde los tomates chontos, que son los más consumidos en el territorio nacional, hasta los 'cherry' de siete variedades, colores y formas.

Igualmente, cosecha las líneas Sanmarzano e Heirlum, que son de distintos colores.

Así, le ha dado vida a nuevas variedades, potenciado los platos en los restaurantes.

Igualmente, ha contado con buena acogida en hogares, pues tras los confinamientos por la emergencia de Covid-19 y el aceleramiento del teletrabajo, ahora los consumidores disfrutan más la culinaria y valoran mejor los ingredientes.

Y es que debido a los efectos generados por la pandemia en el canal Horeca (hoteles, restaurantes y 'catering') ahora atiende también a 300 hogares a la semana en Bogotá y en los municipios de La Calera, Cajicá y Chía, también en Cundinamarca.

Aunque el 2020 la hizo migrar a un nuevo modelo de negocio, pasando de ser proveedora de restaurantes a una que ahora llega directo al consumidor, logró crecer en promedio 20% y alcanzar ventas por $553 millones.

De acuerdo con Cohen, obtuvieron una buena respuesta, al llegar directamente a los hogares y con el impulso de redes sociales, 'chefs' y expertos gastronómicos.

La firma también ha consolidado en este lustro de vida una base de datos de 2 mil consumidores frecuentes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin