Empresas

Efecto de la tasa de interés sobre demanda, modera crecimiento industrial

Al iniciar el segundo semestre de 2016, los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC) reflejan algunas de las consecuencias del paro camionero, causando un desempeño moderado de la actividad manufacturera.

A pesar que la producción y las ventas crecieron a menor ritmo, la utilización de la capacidad instalada registra un comportamiento superior al de hace un año; los inventarios están en buenos niveles; en el clima de los negocios se mantiene la situación favorable de las empresas y las expectativas se conservan en niveles positivos.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), que la ANDI realiza con ACICAM, ACOPLASTICOS, ANDIGRAF, CAMACOL y la Cámara Colombiana del Libro, en el periodo enero-julio 2016, comparado con el mismo período del 2015, la producción aumentó 4.1%, las ventas totales 3.2% y, dentro de éstas, las ventas hacia el mercado interno crecieron 4.5%.

Si se excluye el subsector de refinación los crecimientos de la industria son de 1.2%, -0.6% y 0.3%, respectivamente.

Con respecto al indicador de utilización de la capacidad instalada, en julio de 2016 se situó en 74.5%, nivel superior al observado hace un año (72.8%). Sin embargo, continúa por debajo del promedio histórico de la EOIC (76.2%).

Con estos resultados, la industria manufacturera sigue impulsando la economía colombiana. En efecto, el DANE publicó los datos del PIB para el segundo trimestre de 2016, donde la economía en conjunto registró un crecimiento de 2.0% y dentro de éste el sector industrial se destacó por ser el de mayor desempeño positivo con 6.0% con respecto al mismo periodo del año anterior.

En los resultados del mes de julio se vieron reflejados los efectos del paro camionero que duró 46 días y afectó a todos los sectores de la economía. En este sentido, los empresarios registraron en la EOIC del mes pasado problemas como escasez de conductores, de camiones, aumento en los costos de almacenamiento, aumento en fletes de transporte y aumento en los inventarios de productos terminados, entre otros factores determinantes para el normal desarrollo de la actividad manufacturera.

Desde la ANDI se insiste en la necesidad de seguir trabajando en temas que impulsen la competitividad de la economía. La Cuarta Revolución Industrial exige el desarrollo de nuevas habilidades y características que permitan insertarse en las cadenas globales de valor de forma eficiente tales como relaciones laborales más flexibles, actualización permanente de la tecnología, ciberseguridad, y desarrollar habilidades como STEM + EA (ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas, inglés y artes).

En esta misma dirección, otros temas en los que vale la pena enfocarse es en la economía digital, la agroindustria, el sector servicios, y no menos importante, la reforma tributaria estructural. Ésta última es urgente y debe llevarse a cabo con transparencia, coherencia y cumpliendo el objetivo de ganar terreno en la competitividad del país.

Otro de los temas que influye de manera importante en el desarrollo productivo y en las decisiones de inversión es el grado de certidumbre jurídica del país. En ese sentido, se consultó con los empresarios sobre este tema en la EOIC del mes de Julio. El 40% de ellos reporta haber tenido cambios normativos significativos en los últimos dos años.

El 89.5% de la producción reportada calificó sus pedidos como altos o normales, dato ligeramente inferior a la cifra registrada en julio 2015 (90.4%). En el caso de los inventarios, éstos son calificados como normales o bajos por el 80.6% de la producción manufacturera.

Con respecto a los indicadores de clima de negocios, en julio de 2016 el 69.2% de los encuestados consideró la situación actual de su empresa como buena, nivel superior al 61.6% observado en igual mes del 2015. Frente al clima de los negocios percibido al inicio del año, el indicador ha tenido una reducción.

En cuanto a las expectativas sobre el inmediato futuro, el panorama es positivo, ya que el porcentaje de empresarios que considera que en los próximos meses la situación de la empresa va a mejorar, se situó en julio en 41% y es superior a la presentada en el mismo mes del año pasado (33,9%).

Los principales obstáculos que enfrentan los empresarios comenzando el segundo semestre del 2016 en orden de dificultad son: la tasa de cambio ocupando el primer lugar, seguido de falta de demanda que se presenta como el segundo mayor problema de la Industria en julio. En la actividad de los industriales también interfieren el costo de las materias primas, la alta competencia, la falta de infraestructura y altos costos logísticos y el contrabando.

Posteriormente, se solicitó a los empresarios que afirmaron haber tenido cambios normativos, que calificaran el impacto de los mismos, donde una calificación de 1 equivale a poco impacto y 5 un efecto significativo. El 31,3% de los encuestados calificó el impacto de los cambios normativos en su empresa en 4, el 21,9% en 3 y el 20,3% en 1.

También les preguntaron a los empresarios el impacto económico de los cambios normativos significativos en los últimos dos años. El 60,7% de los empresarios que afirma haber sufrido cambios, estiman estos cambios normativos de 0 a 1.000 millones de pesos; el 27,9% estimó que estaban entre 1.000 y 10.000 millones de pesos y el 11,5% afirmó que estarían por encima de los 10.000 millones de pesos.

Por otro lado, el 11,5% de los empresarios afirmó haber cancelado o postergado inversiones por decisiones que cambian la certeza jurídica de su empresa.

También le solicitaron a los industriales que identificaran las principales causas de incertidumbre jurídica. El 83,2% de los encuestados, señalo la expedición de nuevas leyes como una de las principales fuentes de incertidumbre jurídica; seguido por cambios en la posición de las autoridades administrativas con 48,7% y por las decisiones de las autoridades jurisdiccionales con un 26,5%.

Los encuestados calificaron de 1 a 5, siendo 1 muy poco y 5 mucho, las mayores incertidumbres que están enfrentando. La calificación más alta la obtuvo el tema tributario con una calificación promedio de 4,15; seguido por aspectos laborales con un 3,12 y materias ambientales con una calificación promedio de 2,95.

Por último, las empresas calificaron el grado que se le da a la certidumbre jurídica en sus decisiones relacionadas con nuevas inversiones para el próximo año. El 38,8% de los empresarios calificaron el grado de certidumbre en 3; le sigue el grado 4 con 22,3% y el 15,1% de los empresarios le dieron un grado de 2.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0