Empresas

Enel-Codensa invertirá $2,8 billones hasta 2021 para modernizar su red

Enel-Codensa implementará un plan de inversión de $2,8 billones con adopción de tecnología de punta e innovación para aumentar su capacidad de distribución de energía en Bogotá y Cundinamarca, aportar a la confiabilidad y optimizar la calidad del servicio para sus clientes.

Esta apuesta permitirá que la red aumente la capacidad de distribución de energía con una potencia equivalente al 17% de la demanda máxima diaria actual de todo el país, cercana a los 2.000 MVA (megavoltiamperios).

El plan contempla la viabilidad de 19 proyectos de alta tensión con la construcción de subestaciones y nuevas líneas de transmisión a 115kV en Bogotá y Cundinamarca. Adicionalmente, se adelantarán 65 proyectos de modernización para fomentar el desarrollo, la competitividad y la calidad de vida en la capital y el departamento.

"Estamos buscando consolidar un plan robusto de modernización del sistema para adaptarlo a los nuevos retos del sector eléctrico como la transición energética, la transformación y resiliencia de la red, la participación del cliente que a futuro también podrá entregar energía y el cambio urbanístico" aseguró Lucio Rubio, director general de Enel en Colombia.

Con una inversión de $2.8 billones para ejecutar entre 2018 y 2021, se espera consolidar la modernización de la red de Enel-Codensa para adaptarse a los nuevos retos del sector eléctrico del país, como: el incremento de la densidad poblacional, la renovación urbana, la expansión industrial y los nuevos Planes de Ordenamiento Territorial.

Cabe destacar que, durante 2018 se ejecutaron más de $32.500 millones en el desarrollo de seis proyectos entre los que se destacan: las subestaciones Gran Sabana, Compartir, Portugal, San José, Terminal y Norte, los cuales generarán 300 megavatios.

La subestación Gran Sabana, ubicada en el municipio de Tocancipá, cuenta con una potencia instalada de 80 MVA (millones de voltiamperios) energía que equivale a lo que podría consumir un municipio como Zipaquirá. Se espera que, a futuro, su capacidad pueda incrementarse hasta los 200 MVA.

Esta subestación hace parte de este plan y atenderá la creciente demanda de energía de los clientes industriales, comerciales y residenciales que se están asentando en los municipios de Tocancipá, Gachancipá, Sopó y Briceño. Fue diseñada y construida bajo altos estándares técnicos que incluyen herramientas de digitalización, automatización y telecontrol, lo que permite tener una mejor respuesta de la operación en el momento en que se presente alguna contingencia en circuitos de esta subestación o de subestaciones contiguas.

Durante la construcción de Gran Sabana participaron cerca de 130 personas, entre ingenieros, técnicos eléctricos especialistas y personal de logística. Se requirió de una inversión total de $23.200 millones y se dio estricto cumplimiento con el Plan de Manejo Ambiental y social aprobado.

En Bogotá, se apoyará la revitalización del centro ampliado, la descontaminación del río Bogotá, el crecimiento de la demanda residencial, comercial e industrial de la zona alrededor de la Avenida Boyacá con Calle 13, de los alrededores de la Avenida Calle 80, de las localidades de Suba y Usaquén, y de la nueva demanda de energía eléctrica de la zona norte de la ciudad (Guaymaral), así como los crecimientos en la zona sur.

En Cundinamarca, se asegurará el abastecimiento de la demanda futura en la zona Girardot – La Mesa, el crecimiento del noroccidente de Cundinamarca debido a la construcción de la Ruta del Sol, el traslado poblacional en el eje Mosquera-Funza-Cota, el crecimiento poblacional en Soacha y la nueva demanda en el suministro de energía eléctrica de los departamentos de Boyacá y Cundinamarca.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0