Mercados

Yuan por debajo de nivel clave de 7 unidades por dólar, mínimo en 11 años

(Reuters) - China dejó el lunes que el yuan se debilitara por debajo de las 7 unidades por dólar, tocando un mínimo de 11 años, en un momento que la escalada de la guerra comercial entre Washington y Pekín agitaba a los mercados cambiarios.

Temerosos ante el impacto sobre el crecimiento mundial, los inversores se deshicieron de las divisas asiáticas orientadas hacia la exportación y optaron por activos seguros, lo que impulsó al yen japonés a máximos de siete meses.

Las autoridades chinas, que se esperaba defendieran el nivel psicológicamente importante de 7 unidades por dólar, permitieron que la divisa horadara ese piso y operara en su cota más reducida en el mercado "onshore" desde la crisis global financiera de 2008.

En los mercados "offshore", el yuan tocó su mínimo desde que comenzó el comercio internacional de la divisa china. El yuan se dirigía a su mayor caída diaria en cuatro años, con un declive del 1,5%, a 7,0835 unidades por dólar.

El desplome se produjo después de que Pekín dijo que responderá a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles del 10% a importaciones chinas por valor de 300.000 millones de dólares, poniendo fin a un mes de tregua comercial.

El dólar caía un 0,3% frente a una cesta de seis destacados rivales, a 97,788. Frente al euro, perdía un 0,4%, a 1,1155 dólares.

El yen, moneda a la que recurren los inversores en tiempos de aversión al riesgo, trepaba un 0,7%, a su nivel más alto desde enero. La divisa japonesa mejoraba un 0,5%, a 106,04 unidades por dólar, tras tocar los 105,78 antes.

La libra perdía un 0,5%, a 1,2105 dólares, cerca del mínimo de dos años de 1,2080 dólares tocado la semana pasada. Ante el euro perdía un 0,7%, a 92 peniques, su nivel más bajo en 23 meses.

Los mercados de monedas y acciones de América Latina se hundían el lunes, debido a inversores liquidando activos locales ante el recrudecimiento de la aversión global al riesgo, tras la depreciación del yuan de China.

Las acciones europeas se desplomaron el lunes a mínimos de dos meses por una liquidación a nivel global generada por las tensiones comerciales, después que China permitió que el yuan cotizara en su nivel más bajo en más de una década.

El índice paneuropeo STOXX 600 perdió un 2,3%, lo que, sumado al declive del viernes, lo llevó a sufrir su mayor desplome de dos días en más de tres años, en una jornada en la que los operadores se deshicieron de acciones en favor de activos considerados seguros como los bonos gubernamentales.

Los grupos mineros Rio Tinto y BHP cayeron más del 2%, mientras que la acerera ArcelorMittal cedió más de un 4% después de que Pekín permitió que el yuan operara por debajo de las 7 unidades por dólar, encareciendo el cobre y el hierro en su mayor mercado global.

El índice de acciones ligado a las materias primas bajó un 2,9%, a su cota más reducida en siete meses.

La compañía de software SAP fue una de las que más cayó en el STOXX 600, mientras que los fabricantes de chips AMS, Infineon y STMicroelectronic también declinaron.

El banco HSBC, muy enfocado en Asia, también fue uno de los que más retrocedió en el índice principal, con un descenso del 3%, tras anunciar la salida de su presidente ejecutivo, John Flint, una inesperada decisión que busca acelerar el progreso en áreas prioritarias como la mejora de su negocio en Estados Unidos.

Los precios del oro subieron el lunes un 2% a un máximo de más de seis años, impulsados por compras de activos de refugio ante la agudización del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, y por la fortaleza derivada de la depreciación del dólar.

Entre otros metales preciosos, la plata subió un 1,1% a 16,39 dólares por onza. El platino trepó un 1,4% a 854,49 dólares la onza, mientras que el paladio ganó casi un 1,3% a 1.424,06 dólares por onza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.