Mercados

El este de Libia paraliza más de la mitad de la producción de petróleo del país

(Reuters) - Los puertos del este de Libia controlados por el comandante Khalifa Haftar, que intenta apoderarse de la capital Trípoli, están cerrando las exportaciones de petróleo, reduciendo la producción nacional de crudo a más de la mitad y aumentando las tensiones antes de la cumbre en Alemania para abordar el conflicto del país.

El movimiento drástico se produjo en un momento en que Alemania y las Naciones Unidas buscan persuadir a Haftar y a sus partidarios extranjeros en la cumbre de Berlín, a ser celebrada el domingo, de que detengan su campaña militar de nueve meses para tomar Trípoli, sede del gobierno reconocido internacionalmente.

Miembros de las tribus de las áreas controladas por la facción del Ejército Nacional de Libia (LNA, por sus siglas en inglés) de Haftar asaltaron el viernes el puerto de exportación de petróleo del este de Zueitina y anunciaron el cierre de todos los terminales bajo el control del LNA.

El portavoz del LNA, Ahmed Mismari, dijo más tarde a los periodistas que el "pueblo libio" había cerrado los puertos petroleros.

Se calcula que la producción de petróleo de Libia era de 1,3 millones de barriles diarios antes de los cierres.

Las tribus aliadas de Haftar acusaron anteriormente al gobierno de Trípoli de utilizar los ingresos del petróleo para pagar a los combatientes extranjeros, en referencia a la decisión de Turquía de enviar soldados y combatientes de la guerra civil de Siria para ayudar al Gobierno de Trípoli a defenderse de la campaña del LNA.

La medida turca ha socavado los recientes logros del LNA en el frente de Trípoli, alcanzados gracias al apoyo de mercenarios rusos y de aviones teledirigidos de los Emiratos Árabes Unidos, poniendo la campaña en un punto muerto.

CUMBRE DE BERLÍN

El cierre de los puertos marca un revés para la cumbre de Berlín del domingo, en la que se espera la participación de Haftar, que respalda un gobierno paralelo en el este, y el primer ministro de Trípoli, Fayez al-Serraj, así como sus anotadores extranjeros y las potencias occidentales.

La cumbre de un día de duración es la última de una serie de cumbres y negociaciones fallidas para estabilizar a Libia, que se encuentra en el caos desde el derrocamiento de Muammar Gaddafi en 2011.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0