Mercados

Grupo Energía de Bogotá no sintió fulminante descarga del Covid19 y ganó US$179,2 millones

  • Los gastos administrativos pasaron de $146.799 millones a $210.882 millones del primer trimestre de 2019 al mismo período de 2020, un crecimiento del 43,7%, en línea con lo presupuestado.
La presidente del Grupo Energía de Bogotá, deja buenos números antes de su retiro.

La utilidad neta total del Grupo Energía de Bogotá en el primer trimestre de 2020 fue de 665.430 millones de pesos, es decir, unos 179,2 millones de dólares, lo que significa un aumento de 36,9% frente al mismo periodo de 2019, cuando las ganancias fueron 485.927 millones de pesos.

"Este buen desempeño del GEB es resultado de los mayores ingresos de nuestras compañías Cálidda, en Perú, TGI, la principal transportadora de gas natural en Colombia, de nuestro negocio de transmisión y de la distribución de electricidad del Grupo Dunas, que incluye a Electro Dunas, Cantalloc y Perú Power", explica un informe de resultados entregado por la presidenta de la compañía, Astrid Álvarez.

"Sin duda, obedecen a la destacada gestión y una estrategia coherente y estable de los últimos cuatro años, que han posicionado al GEB como uno de los grupos empresariales más importantes y sólidos del sector energético de América Latina, con un portafolio diversificado de empresas controladas y no controladas, y con un equipo humano comprometido y profesional", agrega la directiva, quien estará en su cargo hasta mediados de año.

Además, agrega, son sustentados por dos pilares de crecimiento: un Gobierno Corporativo sólido y transparente, y una Política de Sostenibilidad que lleva progreso y bienestar a las comunidades en Colombia, Perú, Brasil y Guatemala, países donde tiene presencia.

Los ingresos del primer trimestre de 2020 en el GEB alcanzaron 1,3 billones de pesos, un aumento del 25,7% frente al mismo periodo del año anterior, respondiendo a la dinámica positiva en cada una de las líneas de negocio.

Por otra parte, los gastos administrativos pasaron de $146.799 millones a $210.882 millones del primer trimestre de 2019 al mismo período de 2020, un crecimiento del 43,7%, en línea con lo presupuestado.

Riesgos y desafíos

Entre los principales riesgos, asociados a la pandemia, según la presidenta Álvarez, se han identificado los siguientes:

1 Una disminución de la demanda de energía eléctrica y gas natural en los países donde operamos, que ha llevado a que los principales clientes en segmentos industriales y comerciales invoquen la fuerza mayor, como exhimente de responsabilidad por el no pago de los contratos de suministro take or pay.

2 Un incremento de la cartera en las actividades de distribución de energía eléctrica y gas natural, así como el impacto de la normatividad que lleva a posponer los pagos de los servicios en los estratos más vulnerables de la población.

3 Un retraso en la ejecución de proyectos durante los períodos de cuarentena.

4 En Colombia, la actividad de transmisión de energía no debe sufrir un efecto directo en ingresos por las medidas regulatorias, pero sí podrían presentarse afectaciones de caja, ya que el gobierno permitió que los comercializadores difirieran el 20% de los cargos de transmisión.

5 En el transporte de gas natural las empresas han hecho un esfuerzo destacable para afrontar la crisis. En este sentido, en virtud de la Resolución CREG 042 de 2020, se realizó una renegociación temporal de contratos que le brinda liquidez a los comercializadores y usuarios no regulados, y la posibilidad de reducir las tarifas. 

6 Adicionalmente, y en virtud de la Resolución CREG 060 de 2020, se habilitó el pago diferido por dos meses de las facturas de empresas comercializadoras que atienden usuarios residenciales de los estratos uno a cuatro.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin