Mercados

Peligra el suministro futuro de cobre por la congelación de varios proyectos

(Bloomberg) -- La pandemia plantea dudas sobre la capacidad del mayor productor de cobre para mantener los niveles de producción en los próximos años y satisfacer la creciente demanda mundial.

Al igual que muchos de sus pares del sector privado, por el momento la chilena estatal Codelco ha renunciado en gran medida al desarrollo de proyectos para centrarse en operar las minas existentes con personal reducido. Sin embargo, las consecuencias de los retrasos prolongados en la construcción de proyectos serían mucho mayores para Codelco.

Décadas de subinversión significan que Codelco tendrá que gastar más de US$40.000 millones durante la próxima década solo para mantener la producción. Sin esos proyectos, la producción de la compañía se derrumbaría, destronándola como el principal productor, reduciendo el suministro global en aproximadamente 2% y potencialmente causando un déficit en lo que se considera que es un mercado bastante equilibrado.

Sin duda, los trabajos de desarrollo se reanudarán eventualmente y, en algunos casos, ya están muy avanzados. Otros proveedores también podrían aumentar su inactividad. Pero los inversionistas pueden estar subestimando el riesgo de retrasos en los proyectos que son clave para satisfacer la demanda futura de la tendencia de electrificación, dijo Andrew Cosgrove, analista senior de Bloomberg Intelligence.

"Es uno de los riesgos menos apreciados", dijo Cosgrove. "Todos dan por sentado que la producción en Codelco podrá mantenerse estable".

En un esfuerzo por contener la propagación del virus, Codelco detuvo las obras para convertir su mina a rajo abierto Chuquicamata en una mina subterránea, así como un gran proyecto en su mina más grande y rentable, El Teniente. Los operadores del sector privado también han estancado proyectos, incluso en minas propiedad de Teck Resources Ltd. y Antofagasta Plc.

Los llamados proyectos estructurales de Codelco contribuirán a más de la mitad de su producción para fines de la década, según CRU Group. Si no actualiza los activos, corre el riesgo de una disminución de la producción de 600.000 toneladas, estima CRU. Eso es suficiente para cablear más de 7 millones de autos eléctricos.

En el caso de El Teniente, que representa casi un tercio de la producción de Codelco, según el analista de CRU Jaime Sepúlveda, cualquier retraso considerable en la construcción podría afectar la producción de cobre desde 2022 en adelante.

Los pronósticos de producción chilenos para 2022 hasta 2024 podrían verse afectados por los retrasos en los proyectos, dijo la agencia gubernamental Cochilco en una respuesta por correo electrónico a las preguntas. Codelco, con sede en Santiago, declinó hacer comentarios.

Para Codelco, las repercusiones de las demoras en los proyectos van más allá de los ingresos futuros. La calidad del mineral está disminuyendo en sus envejecidos depósitos, lo que significa que se debe procesar más volumen de mineral para producir la misma cantidad de metal a un costo mayor.

Eso significa menos ganancias y potencialmente una mayor necesidad de recurrir a los mercados de deuda, lo que a su vez indica mayores costos de crédito. La deuda ya está en niveles récord. Para el estado chileno, propietario de Codelco, también significa menos ingresos en un momento en que las demandas sociales están impulsando el gasto público.

El repunte del cobre a su mayor precio en más de un año alivia algunas de esas presiones y la perspectiva de la demanda a largo plazo para el metal utilizado en el cableado es sólida.

"No es que estén en graves dificultades financieras, pero solo les dificulta el equilibrio de los libros en términos de gastos en proyectos", dijo el analista de BMO Capital Markets Colin Hamilton.

En noviembre, el presidente ejecutivo, Octavio Araneda, recortó el presupuesto de proyectos de Codelco hasta 2028 en US$8.000 millones, colocando en riesgo el futuro de los proyectos de expansión de Andina, Radomiro Tomic y Salvador.

Algunos de esos proyectos, que debían ejecutarse desde fines de 2020 a principios de 2030, probablemente se pospondrán indefinidamente y podrían provocar una pérdida de 500.000 toneladas de cobre, dijo Hamilton de BMO.

"Creo que existe el riesgo de que reduzcamos el pronóstico de la oferta en los próximos años", dijo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin