Todos

Palmicultores proponen fondo productivo con agricultura por contrato

  • Se propone una alianza público-privada donde el Gobierno se haga socio estratégico de las apuestas productivas en palma de aceite para que sea socio durante un plazo de 10-15 años.
El ministro de Agricultura, Andrés Valencia, con empresarios y directivos de la palmicultura colombiana.

Una propuesta para crear un fondo de productividad bajo el programa agricultura por contrato fue presentada al ministro de Agricultura, Andrés Valencia, por Fedepalma, gremio que agrupa a los palmicultores del país.

Por Lourdes Molina Navarro *Especial para El Economista

La Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, en cabeza de su Presidente Ejecutivo, Jens Mesa Dishington, invitó recientemente al Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia Pinzón, a las plantaciones de Palmeiras y Salamanca en Tumaco, Nariño, con el propósito de darle a conocer una propuesta del gremio y de los empresarios palmeros, dirigida a contribuir a una economía legal por medio del desarrollo de la palmicultura en una región que ha sido azotada por la siembra de coca y el narcotráfico.

La propuesta que busca la recuperación y el crecimiento de la agroindustria de la palma de aceite como una apuesta para el futuro de Tumaco, le mostró al Ministro de Agricultura, el paquete tecnológico para el material híbrido OxG, desarrollado por Cenipalma, con la ayuda de palmeros de la región.

Al paquete de buenas prácticas agronómicas y fitosanitarias que se vino construyendo por varios años, se suma más recientemente una solución para la polinización asistida, que ha sido una de las grandes dificultades de esta variedad.

Gracias a la aplicación de un regulador de crecimiento denominado ANA, se logra mantener una conformación del racimo superior a 70 % en peso de frutos normales y frutos sin semilla, que también producen aceite, con lo cual es posible alcanzar el máximo potencial de producción.

La idea de la visita era mostrar, en campo, los avances de productividad que se han obtenido con este paquete en la zona, dado que la variedad de híbrido OxG se sembró por ser resistente a enfermedades como la Pudrición del cogollo, pero solo con la debida atención frente a plagas como la Sagalassa y a resolver la dificultad de la polinización, es posible aumentar la productividad del cultivo de 11,2 a 23 toneladas de fruto por hectárea, que para el total de la producción de la zona, significa pasar de 38.000 toneladas de Aceite Crudo de Palma (CPO) en 2018 a 105 mil en 2021, lo cual representaría un gran giro económico para la región.

Emergencias en Tumaco

Mesa Dishington recordó los principales hechos que llevaron a la actual crisis en Tumaco, señalando la emergencia fitosanitaria originada por la enfermedad Pudrición del Cogollo (PC), entre 2007 y 2010, que devastó las 35.000 hectáreas que estaban sembradas, generó pérdidas económicas por $3,1 billones y afectó a más de 1.500 productores.

También señaló que buena parte de los afectados fueron los pequeños productores, que de ser más de 1.400 pasaron a menos de 500 en pocos años. Aun así la proporción de palmicultores por tamaño en Tumaco, con cifras de 2019, es 96 % pequeños, 2 % medianos y 2 % grandes, siendo esta agroindustria el primer renglón de la economía lícita del territorio.

El vocero gremial expuso que lograr este desarrollo de la agroindustria requiere de una apuesta política pública extraordinaria que dé viabilidad económica a las más de 19.000 hectáreas de palma de aceite que están sembradas actualmente y así se pueda recuperar por lo menos el resto del área que se perdió con la PC (35 mil hectáreas) y soñar con alcanzar de nuevo la participación que Tumaco registró en el país (alrededor de 10 %) y llegar hasta 55 mil hectáreas.

Además del Ministro de Agricultura, entre los asistentes a la visita liderada por Fedepalma estuvieron: Rafael Guarín, Consejero de Seguridad Nacional, Francisco José Mejía Sendoya, Presidente del Banco Agrario, Alan Jorge Bojanic Heibingen, representante de la FAO en Colombia, Brian Doherty, Consejero Político de la Embajada de Estados Unidos, Jorge Bedoya Vizcaya, Presidente de la SAC y del Consejo Gremial Nacional, Jorge Mario Díaz Luengas, Director General de Agrosavia, Julio Enrique Corzo Ortega, Vicepresidente de Operaciones de Finagro, Zaida Luz Mosquera Patterson, Directora de la Cámara de Comercio de Tumaco, varios representantes de las empresas palmeras, así como los anfitriones, Jorge Corredor Mejía, directivo de Palmeiras y Julián Vicente Holguín Ramos, director de Salamanca Oleaginosas, representantes de las asociaciones de pequeños palmicultores, miembros del Consejo del Alto Mira y Frontera y de la Agencia Nacional de Tierras y la Agencia de Desarrollo Rural, entre otros funcionarios del Banco Agrario y demás invitados.

Cultivo creciente

El equipo de la Federación, entre ellos, Juan Fernando Lezaca Mendoza, Director de Asuntos Institucionales y Alcibíades Hinestroza Córdoba, Lider de Promoción y Desarrollo de la Asistencia Técnica, explicaron igualmente al Ministro y a los asistentes, que mientras la palma se murió y su renovación se estancó, el cultivo de coca creció y Tumaco se convirtió en un entorno difícil para trabajar con legalidad, tanto así que su participación en el área sembrada en coca pasó de menos de 1 % en 1999 con 776 hectáreas a más de 18 % en 2016 con 23.148 hectáreas, es decir se transformó en el municipio con más hectáreas de coca sembradas en el país.

Expusieron que son múltiples las razones por las cuales Tumaco ha sido el municipio más afectado por los cultivos ilícitos en el país y entre ellas resaltaron que se han integrado todos los eslabones del narcotráfico, dado que las zonas de manejo especial proveen una protección "natural", el control de los grupos armados garantizan la provisión de insumos y el procesamiento de la hoja, el aislamiento del acceso terrestre y la salida natural al mercado exportador son ventajas para las actividades ilícitas, siendo el entorno social y un alto porcentaje de la población rural factores que favorecen estas actividades ilegales, donde se ha creado la "tormenta perfecta" para la generación de violencia y el incremento de la tasa de homicidios en el municipio, al punto que la pirámide poblacional de Tumaco refleja de manera alarmante la poca expectativa de vida de su población, así como una gran proporción de gente joven con necesidad de empleo.

Por todo ello, tanto el Presidente Ejecutivo del gremio como la nueva Presidente de la Junta directiva de Fedepalma, María del Pilar Pedreira González, fueron enfáticos en afirmar que "todos quieren ayudar a Tumaco pero, hasta ahora, no hay articulación para lograrlo, y por esto es necesario visualizar la palmicultura como una plataforma para el desarrollo económico legal de la región. Se puede lograr por medio de este Fondo de productividad que estamos proponiendo al Gobierno, que permitirá contar con capital de trabajo dirigido a la producción y sostenimiento del cultivo, con ANA y asistencia técnica, orientado a productores tanto pequeños como medianos y grandes, o a esquemas asociativos y de integración, con un plazo total de 3 años y un periodo de gracia de un año y la garantía del Fondo Agrario de Garantía, FAG, con cobertura de 100 % para todo tipo de productor".

Para impactar la tercera parte del área actualmente cultivada en Tumaco se requerirían recursos del Gobierno para subsidiar la tasa de interés por valores entre los $ 1.800 y $ 2.200 millones anuales, debido a que en la medida que se produce más, se requieren más recursos para mantener la fertilización y las buenas prácticas.

Eso significa que, para dar el impulso definitivo a la palmicultura en Tumaco, para los años 2019 a 2024 se requeriría un total de $ 11.897 millones.

Sin embargo, ese impulso a la productividad no es suficiente. Las empresas palmeras requieren mayor capital de trabajo, por lo que también se planteó la creación de una línea de crédito para capitalización de empresas y de un Fondo de Capital de riesgo para el sector palmero de Tumaco.

Este último propone una alianza público-privada donde el Gobierno se haga socio estratégico de las apuestas productivas en palma de aceite para que sea socio durante un plazo de 10-15 años, al final del cual, los socios privados podrían hacer recompra de las acciones del socio estratégico.

Esta propuesta configura un apoyo definitivo para fortalecer a las empresas actuales y hacer viable el crecimiento de la palmicultura en la región. Sólo de esta manera, con inversión decidida del Estado, de organismos de cooperación y de los empresarios, se le dará el impulso necesario al principal renglón de la economía lícita, y se abrirá la puerta para contrarrestar a la ilegalidad que lamentablemente ha sumido al municipio en una situación cada vez más difícil de resolver y que se agrava cada día.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.