Politica

Decenas de indígenas desplazados en Colombia por combates entre el ELN y Clan del Golfo

Pese a una tregua unilateral decretada por este grupo, siguen los brotes de violencia.

Decenas de indígenas han tenido que abandonar sus hogares en los últimos días por los enfrentamientos entre la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la organización criminal del Clan del Golfo en el departamento de Chocó, en la costa pacífica de Colombia.

Los enfrentamientos estallaron durante el pasado fin de semana, si bien el gobernador de Chocó, Ariel Palacios, ha explicado en Blu Radio que "desafortunadamente la situación de orden público en el departamento no mejora".

"Hemos tenido muchas dificultades de enfrentamientos entre el ELN y el Clan del Golfo en el municipio de Bojayá y esto está afectando a las comunidades indígenas, que en este momento se están desplazando", ha contado.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ha precisado que al menos 37 familias indígenas han tenido que huir desde la comunidad de Guayabal a Peñita por "los constantes enfrentamientos entre grupos armados que se disputan el control del territorio".

La ONIC ha reclamado la ayuda de organizaciones humanitarias y del Gobierno para las familias desplazadas. "Se está haciendo el censo para darles ayudas en el caso de alimentación", ha asegurado Palacios.

Además, el dirigente regional ha indicado que, según le ha informado el comandante de la Fuerza de Tarea Titán, efectivos del Ejército se han desplazado hasta la zona de conflicto para recuperar el control.

Estos combates se producen en medio de la tregua unilateral que el ELN declaró para que estuviera vigente entre el 1 y el 30 de abril como un "gesto humanitario" para ayudar a frenar al coronavirus. No obstante, matizó que, si bien las acciones ofensivas se detendrían, no así las defensivas.

El ELN confió en que sirviera como primer paso para "concertar un cese el fuego bilateral y temporal" con el Gobierno con miras a retomar el diálogo de paz. La Casa de Nariño ha insistido en numerosas ocasiones que no volverá a la mesa de negociaciones hasta que la guerrilla renuncie a toda actividad criminal y libere a todos los secuestrados.

El último diálogo de paz con el ELN comenzó en 2017, bajo la Presidencia de Juan Manuel Santos, y se rompió 2019, ya con Iván Duque en el Gobierno, por el atentado perpetrado por la guerrilla contra una escuela de cadetes de Bogotá.

Desde entonces, el grupo armado ha hecho varios llamamientos a Duque para reactivar las conversaciones en La Habana, pero se ha negado a acatar las condiciones fijadas por el Ejecutivo porque las considera una imposición unilateral.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin