Sociedad

Teletrabajo estimula actividad sexual, incluso en horarios laborales

  • El estrés generalizado, el encierro (que lleva a la falta de intimidad), el aumento de la promiscuidad y la presencia constante de la pareja en casa, han hecho que la libido baje en un 32%.
En medio del encierro del teletrabajo, la actividad sexual surge como un catalizador de los estados emocionales.

Empezamos una nueva década y es claro que la pandemia por Covid-19 ha alterado la vida social como la conocíamos, así mismo, se han evidenciado cambios en la vida sexual, tanto de hombres como mujeres, según el último estudio realizado por la plataforma de citas Gleeden.

Para muchos, estar en cuarentena estricta o con toque de queda continuo entre marzo y julio de 2020 en Colombia, fue un reto, y la vida sexual, el erotismo y el romance no escaparon a los cambios.

"El año pasado pudimos ver un incremento en los usuarios de plataformas de citas digitales, como Gleeden (160% más), pero también el aumento de divorcios y la disminución de besos y encuentros sexuales entre las parejas, como resultado de la falta de intimidad", explica un informe de esa compañía.

Sin embargo, este 2021 parece empezar a mejorar en la parte erótica de las parejas, llegando casi a los niveles pre-pandemia.

En los últimos meses, expertos han señalado un aumento en la actividad sexual con respecto a abril 2020, principalmente personas que no viven juntas con 35% más, seguido de personas solteras, con un incremento del 26% y por último, quienes viven bajo el mismo techo con apenas un 4% más en sus encuentros sexuales.

Lo que pocos han imaginado es que la clave de este aumento ha sido el Teletrabajo, pues ha ayudado a reactivar la vida sexual de las parejas, incluso en horarios laborales, esto sucede particularmente en personas menores de 25 años.

Llenando vacíos

Según François Kraus de Ifop: "este resurgimiento de la actividad sexual en un contexto de desgaste psicológico generalizado también puede interpretarse como la necesidad de llenar un vacío emocional agravado por la escasez de relaciones sociales. Los datos sobre telemercadeo muestran que en tiempos de desastre, el sexo, solo o en pareja, puede constituir una conducta compensatoria que te permita descomprimirte ante situaciones de ansiedad".

Pero los más afectados por la pandemia han sido quienes llevan relaciones de pareja estables.

El estrés generalizado, el encierro (que lleva a la falta de intimidad), el aumento de la promiscuidad y la presencia constante de la pareja en casa, han hecho que la libido baje en un 32%.

Y el panorama no es mejor para quienes están casados, pues el 15% ha reconocido que el encierro los llevó a considerar el divorcios, pero esta cifra llega al 32% en el caso de los jóvenes recién casados, quienes no estaban preparados para tener una vida en pareja tan intensa.

"En un contexto de deterioro general de la moral y de las interacciones sociales, el sexo parece más bien jugar un papel de consuelo, especialmente para los franceses, para quienes la pareja sigue siendo una forma de refugio, una apuesta segura para superar la crisis". Concluyó el experto de Ifop François Kraus.

Fundada en 2009, Gleeden es el referente en plataformas para citas extramatrimoniales en España y Europa.

Las personas casadas (o en pareja) no necesitan mentir sobre su estado civil para conocer gente nueva y dar rienda suelta, así, a su deseo de aventuras extramaritales en una plataforma segura y anónima.

Gleeden representa hoy una comunidad de más de 6 millones de miembros en todo el mundo. Diseñada por un equipo 100% femenino y apoyada por un grupo de expertos (escritores, sociólogos, psicólogos, coaches ...), Gleeden es el sitio donde las mujeres marcan las normas del juego.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.