Sociedad

Vida aeroespacial, la experiencia de Crayola y Lápiz para el regreso a clases presenciales

  • Los alimentos, documentos y demás productos que ingresan al Jardín se desinfectan en la cabina de ozono que se ubica en la entrada de la institución.
Con adecuaciones bioseguras y simulaciones didácticas, Crayola y Lápiz le pone color al regreso a clases.

Con ambientes de viaje espacial y cluster bioseguro, se reiniciaron las clases en Crayola y Lápiz, un Jardín Infantil Bilingüe, en el municipio de Chía, Cundinamarca, con 109 niños de dos a seis años de edad que continuarán con su proceso de formación académica y social.

Carolina Rincón, directora del Jardín, manifestó que el regreso a clases se hará en alternancia con grupos de 8 a 12 estudiantes en los horarios de 8:00 a.m. a 2:00 p.m. y en la tarde con un grupo de 4 niños, quienes toman 2 actividades virtuales en la mañana y en la tarde asisten al jardín de 2:00 p.m. a 4:45 p.m.

Rincón afirmó que el retorno a clase con alternancia en niños de dos a seis años se logra, se logró luego de un proceso de capacitación con padres de familia y estudiantes que estuvieron en un curso de verano en diciembre, durante el cual reforzaron el aprendizaje sobre el uso del tapabocas, el distanciamiento social y el lavado de manos.

"Con orgullo recibimos este primero de febrero a los estudiantes que regresan a clases con alternancia. Cada uno de los niños tienen su kit de bioseguridad, el cual conoce tras una inducción dinámica que realizamos con ellos, quienes son los más obedientes al momento de cuidarse y cuidar a sus compañeros. Cada uno sabe que daremos abrazos desde la distancia", resaltó.

Para la directora de Crayola y Lápiz el regreso a clases tiene un impacto positivo en la formación social y emocional de la población infantil que necesitan de la interacción con sus pares para garantizar su desarrollo emocional y social. En esta labor, sin duda, afirmó, ha sido indispensable la participación de los padres de familia.

"La opinión y participación de los padres de familia ha sido vital en todo el proceso de acoplamiento al nuevo modelo de estudio con alternancia. Para el regreso a clases, se contó con la aceptación de los padres, quienes están convencidos de la importancia emocional y social que tiene para sus hijos el compartir y estar rodeados de niños", aseveró.

Adecuaciones

El Jardín retoma clases con modelo de alternación ante el cumplimiento del protocolo de bioseguridad de la Secretaría de Salud Municipal, que incluye las adecuaciones en las instalaciones físicas, tanto en salones, comedor, corredores y baños.

Es así como se dispone de estaciones de antibacterial, proceso de desinfección de pies con tapetes y lavamanos portátiles, todo esto ubicado en sitios estratégicos. Al ingreso y salida, se toma la temperatura.

Distanciamiento de un metro y medio entre cada uno de los puestos de los niños con escudos y protectores vitales individuales que también se incluyeron en comedores para consumir los alimentos con tranquilidad.

Los alimentos, documentos y demás productos que ingresan al Jardín se desinfectan en la cabina de ozono que se ubica en la entrada de la institución.

La señalización juega un papel importante en Crayola y Lápiz, donde la imagen de una nave espacial guía a los niños a recordar el distanciamiento y el recorrido que deben hacer hacia salones, comedor o baños.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin