Telecomunicaciones y tecnologia

Alza en usuarios de Twitter esconde problemas críticos: Tae Kim

(Bloomberg) -- Los usuarios continúan acudiendo en masa a la plataforma de la red social Twitter Inc., pero esto no la convierte necesariamente en una mejor inversión para los accionistas.

Temprano el jueves, Twitter registró un fuerte crecimiento de la audiencia en el segundo trimestre. Su métrica de usuario clave, el uso activo diario monetizable promedio, llegó a 186 millones para los tres meses terminados en junio, 34% más que el año anterior y superó fácilmente la estimación promedio de 174 millones formulada por analistas. Sin embargo, los ingresos del segundo trimestre fueron inferiores a las expectativas de Wall Street en US$683 millones, una disminución de 19% respecto al año anterior.

La acción recibió un impulso inicial por los números de usuarios, que fueron, sin duda, estelares. Pero los factores que ayudaron a aumentar su audiencia podrían ser temporales. La propia compañía citó la extraordinaria e histórica naturaleza del trimestre de junio en su carta a inversionistas: "El aumento interanual de usuarios diarios activos monetizables fue impulsado principalmente por factores externos, como los continuos requisitos de confinamiento para muchas personas y el aumento global de conversaciones sobre la pandemia de covid-19 y otros eventos de actualidad". Si bien Twitter fue sin duda el centro de discusión en línea sobre la injusticia racial, el gran nivel de publicaciones de la singular ola de protestas probablemente caerá con el tiempo. Además, el beneficio que las plataformas de redes sociales reciben a causa de consumidores confinados y atentos a sus pantallas en medio de la pandemia también disminuirá.

Más concretamente, el bajo rendimiento de las ventas de Twitter comprueba que los problemas centrales de la compañía siguen en pie. Todavía tiene que resolver la brecha de monetización frente a sus pares, principalmente debido a capacidades técnicas inferiores de la plataforma de anuncios de la compañía. En contraste, competidores como Facebook Inc y Snap Inc. están prosperando con ofertas de transacciones más avanzadas y orientadas al rendimiento. Y luego está el tema crítico de la confianza.

Apenas ha pasado una semana desde la peor violación de seguridad de Twitter y las ramificaciones a largo plazo del incidente aún están por verse. A principios de este mes, decenas de cuentas de Twitter, incluidas algunas de las celebridades más seguidas en la plataforma, fueron hackeadas y utilizadas para publicar mensajes de estafa sobre Bitcoin.

Los detalles del ataque continúan llegando, y la compañía admitió recientemente que los intrusos pueden haber descargado información personal y relacionada con actividades de gran alcance para un puñado de cuentas. No solo eso, Twitter también dijo que los hackers informáticos también pudieron haber accedido a mensajes directos personales de hasta 36 cuentas. Infortunadamente, fallas de seguridad de esta naturaleza han sido comunes en Twitter durante la última década. Si estas infracciones persisten, los usuarios eventualmente decidirán abandonar el servicio.

Twitter ha avanzado en un área importante: la lucha contra la información errónea, el acoso y el discurso de odio. En mayo, la compañía dio el primer paso significativo al responsabilizar al presidente Donald Trump bajo algunas de las mismas pautas que utiliza para vigilar a otros usuarios en el servicio. En ese momento, Twitter agregó etiquetas de advertencia a las publicaciones de Trump sobre la votación por correo y luego también ocultó un tuit del presidente por violar sus reglas sobre la "glorificación de la violencia". Se necesitó agallas para hacerlo. La compañía debe ser elogiada por liderar en este frente.

Una vez más, Twitter tomó medidas más enérgicas esta semana cuando reveló que había suspendido miles de cuentas que propagaron falsas teorías de conspiración y participaron en campañas de acoso. Además, la plataforma comenzó a restringir la amplificación de ciertos mensajes en sus temas tendencia y funciones de búsqueda. Estas medidas más agresivas, especialmente en comparación con Facebook, deberían pagar dividendos para Twitter más adelante.

Las plataformas de redes sociales ciertamente se enfrentarán a un mayor escrutinio gubernamental en el futuro, por lo que al actuar más rápido la compañía podría evitar restricciones regulatorias. Y, por supuesto, un espacio más saludable para la discusión en línea es positivo para su base de usuarios y para vender a anunciantes que también están preocupados por la seguridad de la marca.

Pero al final del día, Twitter aún tiene una larga lista de problemas que abordar.

La compañía necesita mostrar un progreso real en la mejora de sus ofertas de tecnología publicitaria, la construcción de salvaguardas de seguridad sólidas y la incorporación exitosa de características innovadoras. Si bien Twitter confirmó que está buscando otras oportunidades de ingresos no publicitarios, como suscripciones, pagos y comercio, los inversionistas no deberían darle a la compañía el beneficio de la duda ante su mediocre historial.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin