Telecomunicaciones y tecnologia

Claves para prevenir los fraudes electrónicos y controlar el endeudamiento

Es un hecho que cada día se realizan más transacciones en línea por medio de diversas plataformas digitales y que el consumo crece en un mes como noviembre, en el que se incrementan igualmente las ofertas previas a la temporada decembrina, entre ellas el Día sin IVA y el Black Friday.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, así como cuando se hacen transacciones de manera presencial, las que son en línea requieren compromiso y responsabilidad frente al uso y el cuidado de la identidad digital y de los datos personales y financieros, pues hay personas malintencionadas interesadas en hacer fraude con ellos.

De hecho, entre abril y mayo del presente año, los incidentes de fraude electrónico en el mundo se incrementaron 4.000%, de acuerdo con la firma Valimail, entidad especializada en antiphishing.

Por eso, Bancolombia hace un llamado a que las personas reconozcan las clases de fraude electrónico más frecuentes para que puedan evitarlas mientras aprovechan las ofertas de esta temporada de manera segura.

TIPOS DE FRAUDE:

Phishing: se trata de correos electrónicos o mensajes de texto con enlaces que llevan a páginas de internet falsas para "pescar" información financiera confidencial. Suelen alertar falsamente el bloqueo de cuentas o productos e invitan a restablecer los datos. También suelen hacer llamadas telefónicas para solicitar información. Esta técnica ha sido la preferida de los delincuentes durante la actual coyuntura.

Malware: son programas maliciosos que infectan los dispositivos para robar la información sin que el usuario se dé cuenta. Comúnmente, estos programas llegan por medio de correos electrónicos o chats en archivos adjuntos.

Ransomware: es un programa malicioso que puede llegar por la misma vía pero con un fin peor: secuestrar la información para luego pedir dinero a cambio de su liberación.

Carding: es el uso de tarjetas de crédito y cuentas bancarias para cometer fraudes en el mundo digital, suplantando la identidad de los clientes, a quienes previamente han robado sus datos confidenciales.

¿CÓMO CUIDARNOS?

Tenga en cuenta que nunca, ni los bancos, ni las franquicias solicitan datos financieros a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto o correos electrónicos. Mucho menos haciendo uso de supuestas alianzas y entregas de premios.

No dé clic en los enlaces de correos sospechosos o mensajes de texto inusuales que inviten a identificarse como clientes. Si lo hace y le piden usuario y contraseña bancaria, cierre inmediatamente.

No descargue archivos ni programas que provengan de fuentes desconocidas en sus dispositivos.

Mantenga el antivirus actualizado.

Utilice los mecanismos de protección que ofrecen las entidades financieras como alertas y notificaciones, identidad protegida, clave dinámica, topes en los valores de las transacciones, entre otros.

Si le atrae algún descuento, tómese el tiempo de ingresar digitando la dirección de la tienda en línea, así validará la existencia oficial de dicha promoción.

Busque recomendaciones de los comercios, por ejemplo, en comunidades o grupos de redes sociales. Es posible que encuentre las referencias necesarias para tomar su decisión de compra un poco más tranquilo.

PENSAR FINANCIERAMENTE

El cuidado de los recursos depende también de nuestra propia disciplina a la hora de consumir, y aunque la temporada de ofertas favorece la compra de artículos a un menor precio, persiste el riesgo de endeudarse más de lo adecuado.

Pensando en ello, Bancolombia recomienda:

Privilegiar el ahorro: la clave para poder ahorrar es reducir gastos, consumir de forma más consciente y evitar compras emocionales que, por lo general, son innecesarias. Un truco: deje los artículos seleccionados en el carrito de compras y tómese un día para pensar si verdaderamente las necesita. Con este experimento, un porcentaje alto de personas abandona su compra porque realmente no es prioritaria.

Organizar los gastos: construya un presupuesto para determinar, a la luz de sus ingresos y gastos, cuánta plata tiene disponible para hacer compras. No se exceda y mucho menos comprometa sus ingresos de varios meses solo por acceder a una promoción.

Nunca endeudarse de más: intente manejar un endeudamiento inferior al 30% de sus ingresos. En cualquier caso, no descuide sus necesidades básicas, complementarias y de ahorro antes de endeudarse, pues si bien los créditos permiten cubrir emergencias o tener acceso a cosas que de otra forma tomaría más tiempo alcanzar, siempre será necesario tener un margen de endeudamiento disponible para poder hacerle frente a imprevistos.

No tratar los deseos como si fueran necesidades: la emoción juega un papel clave para confundirnos y hacernos creer que necesitamos aquello que solo es un capricho.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.