Telecomunicaciones y tecnologia

La pandemia desincentivó el uso del efectivo e impulsó los pagos digitales

La acelerada digitalización que está provocando la pandemia está consolidando el uso de los medios de pago electrónicos e impulsando el avance hacia una sociedad sin pago en efectivo. Esta transición se refleja en la mayor convivencia o multiplicidad de medios de pago en uso por la población, en un año en el que los más digitales han experimentado un impulso frente a los más físicos o materiales.

Según el X Informe de Tendencias de Medios de Pago, que acaba de presentar Minsait Payments, la filial de medios de pago de Minsait, más del 50% de la población adulta bancarizada internauta (ABI) de todos los países analizados han reducido o abandonado el pago con dinero en efectivo. En el caso de Colombia, el 61% de la población redujo el manejo de efectivo al momento de pagar, lo que guarda relación con que el 71,3 % use los pagos a cuentas o el 57,2 % emplee las billeteras virtuales.

El Informe de Minsait Payments ha sido realizado con la colaboración de Analistas Financieros Internacionales (AFI) y ha incluido las opiniones de más de 80 directivos del sector bancario, así como las recogidas en 4.400 encuestas a la población bancarizada en 4 países europeos y 7 latinoamericanos, entre los que se encuentran, además de Colombia, España, Portugal, Reino Unido, Brasil, Chile, México, República Dominicana, Perú y Argentina.

La perspectiva obtenida en las encuestas a la población es coherente con los expertos que han sido entrevistados en el estudio, ya que 8 de cada 10 coinciden en que el proceso de abandono del efectivo se ha acelerado, aunque 3 de cada 10 ven riesgo de reversibilidad tan pronto finalice la crisis sanitaria. Y es que la aversión a "tocar" el dinero (incluso el datafono) ha sido un condicionante en el cambio de hábitos observado, más aún en Colombia, pues el 72,8% de la población disminuyó el uso del efectivo.

Además, 9 de cada 10 directivos coinciden en que el impacto que la pandemia ha tenido en el negocio de los pagos ha sido positivo, dado que ha acelerado el uso de medios de pago digitales. Sin embargo, 1 de cada 4 señala que aún existe falta de acceso a estos medios de pagos y cobro digitales, una realidad mucho más visible en Latinoamérica, donde está teniendo lugar un significativo crecimiento de la bancarización y donde la población parece ir más rápido que la adaptación a estos sistemas.

Bajo este contexto de transición, la tarjeta sigue siendo el principal medio de pago para compras en todos los países, aunque se evidencia un importante crecimiento del pago móvil, los pagos desde cuenta, las billeteras digitales y las tarjetas prepago.

En Colombia, durante la última década se intensificó la tendencia de usar las tarjetas como medio de pago directo y no como medio de disposición de dinero en efectivo. Esto va de la mano con el hecho de que, mientras en 2009 se realizaban 141 transacciones en cajeros automáticos, en 2019 se realizaron 135 operaciones. En cuanto al parque de tarjetas, se encontró que 6 de cada 10 colombianos tienen tarjetas débito y 3 de cada 10 disponen de tarjetas de crédito.

Por otra parte, a pesar de los nuevos hábitos de consumo y la "aversión al contacto", Colombia no sigue la tendencia a emplear las tarjetas contactless en relación con aquellas que necesitan insertarse en el datáfono. En ese sentido, el estudio de Minsait Payments encontró que solo el 48% de la población usa la tarjeta contactless, mientras que el 52% aun realiza pagos con el plástico que necesita insertarse en datáfonos ubicados en terminales de punto de venta (POS).

Asimismo, se produce, asociado a la crisis económica derivada de la pandemia, un descenso generalizado en la tenencia de tarjetas de crédito en comparación con 2019. Así, la tenencia de este tipo de productos pasó de 60% en 2019 a 51% en 2020, lo que significa nueve puntos porcentuales menos.

En cuanto al comparativo 2019 y 2020 sobre la frecuencia de uso de la tarjeta de crédito, se presenta un aumento del 3 % para compras de bajo valor, mientras que las compras de alto valor y la disposición como medio para retirar dinero de cajeros automáticos tuvieron descensos del 13 % y 8 %, respectivamente. Desde la perspectiva de la modalidad, 3 de cada 10 usuarios la emplearon para pagar el total de las compras a fin de mes.

Asimismo, la modalidad de prepago no muestra grandes cambios en países como España, donde tan sólo 1 de cada 4 entrevistados declara disponer de este tipo de tarjeta. La excepcionalidad la protagoniza por ejemplo Italia, donde casi 8 de cada 10 dispone de una tarjeta prepago, y Latinoamérica, por constituir un instrumento clave para la distribución de las ayudas gubernamentales a raíz de la pandemia.

Por otra parte, vale resaltar que durante la última década el parque de terminales de punto de venta (POS) en Colombia, del cual hacen parte los datáfonos, se multiplicó por 4,2 veces, lo que representa el mayor crecimiento en este medio de pago en relación con los países analizados.

Las compras se trasladan al e-commerce y crece el protagonismo del smartphone

Otro de los efectos de la Covid-19 es el traslado de las compras al comercio electrónico, que se ha visto reforzado por el aumento de la frecuencia de las operaciones entre los consumidores que ya adquirían productos por Internet.

En este sentido, el 54% de los colombianos declara realizar compras por internet al menos una vez al mes, lo que ubica al país por delante de México (46%), Argentina (50%), Brasil (48%) y Perú (50%), y lo deja solo por detrás de Chile (58 %). Esto se traduce en un incremento de 13 puntos porcentuales versus la cifra reportada por los colombianos encuestados en el periodo anterior.

Otro aspecto interesante es el papel que cobra el smartphone para realizar compras por Internet puesto que, con excepción de Argentina, todos los países de América Latina presentaron aumentos en su uso como herramienta para estas transacciones en comparación al portátil y las tablets. Para el caso de Colombia, durante el 2020 el 76 % de los ciudadanos lo empleó, lo que representa 7 puntos porcentuales por encima de la cifra de 2019.

En cuanto al método de pago, las tarjetas y los pagos desde cuenta fueron los preferidos por los colombianos bancarizados, con 67 % y 57 % respectivamente, lo que ubica estos medios de pago muy por encima de otros como el efectivo (46%), apps de pago entre particulares (34 %) o la tarjeta virtual (20 %).

Por último, existe un consenso generalizado sobre la aplicación del doble factor de autenticación para el pago on-line, pero con distintas intensidades. Así, las modalidades más preferidas por los colombianos son la solicitud del código PIN o contraseña más un código enviado por SMS al celular y abrir la app bancaria en el celular y luego introducir la huella para verificar la autenticidad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin