Telecomunicaciones y tecnologia

La tecnología y la conectividad, claves para mejorar la educación

  • La nueva ley TIC, que fomenta una mayor conectividad, permitirá la expansión del programa de DIRECTV en Colombia.
  • El programa educativo Escuela+ ha mostrado cómo las pantallas pueden convertirse en un elemento fundamental para cerrar la brecha tecnológica
Mariano Díaz de Vivar, presidente de DirecTV presenta un panorama alentador para la educación, desde la conectividad.

Los avances tecnológicos como puntal de una mejoría en educación colombiana son materia de análisis del presidente de DirecTV para El Economista.

Por: Mariano Díaz de Vivar

En Colombia se están presentando avances positivos para mejorar la educación y cerrar la brecha digital entre territorios urbanos y rurales. Todo parte de una pregunta ¿cómo lograr que los niños de zonas rurales tengan las mismas oportunidades y accedan a una educación de la misma calidad que en las grandes ciudades? Este es uno de los interrogantes que año tras año se plantean las autoridades educativas en América Latina.

Pero también es una pregunta que desde el sector privado nos hacemos, ya que mejorar la calidad de la educación y ayudar a cerrar la brecha tecnológica de estas comunidades no es un trabajo exclusivo del gobierno. Desde las empresas también podemos abordar el tema y contribuir desde su expertise a darles un mejor futuro a los jóvenes.

La transformación digital en el mundo de la educación es una de las tendencias más importantes que está marcando la forma en que los estudiantes aprenden. Se debe asegurar que estos avances no dejen por fuera a las poblaciones más vulnerables. Todo lo contrario, es necesario buscar que se convierta en un aliado de los maestros, que son los que tienen en sus manos la formación de los nuevos ciudadanos.

Se necesita frente común

Gobiernos regionales, organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, universidades, rectores, docentes, estudiantes, empresarios, fundaciones y líderes del sector deben hacer un frente común para garantizar que la tecnología, en lugar de generar brechas, se convierta en el factor democratizador de la educación.

La experiencia que ha tenido DIRECTV con su programa Escuela+ muestra cómo el sector privado puede trabajar de la mano con el gobierno para ayudar en la construcción de un mejor país al incidir en la mejora de la enseñanza y el aprendizaje.

Los resultados han sido significativos pero pueden ser mejores aún. Se han impactado a más de 2.3 millones de estudiantes en más de 9.300 escuelas, en 9 países de América Latina. En el caso específico de Colombia, país al cual llegó Escuela+ en 2013, se han beneficiado más de 2400 centros educativos, ubicados en 370 municipios de 30 departamentos del país, y la meta es vincular 200 instituciones educativas adicionales cada año, fortaleciendo los procesos de seguimiento y servicio del programa.

La reciente aprobación de la Ley de modernización de las Tecnología de la Información y las Comunicaciones, conocida como Ley TIC, genera las condiciones que permitan llevar conectividad a todos los colombianos, especialmente a la población de bajos recursos. La normativa impulsará la economía digital en Colombia , abriendo el camino para la generación de empleo de calidad y el aumento de la competitividad en las regiones. Los pilares están puestos, por lo que ahora es el momento de una implementación para conectar a millones de colombianos.

Hoy nos encontramos ante una gran oportunidad de seguir mejorando la calidad de vida, visibilizar las causas e inspirar mejores prácticas en el marco de las alianzas público privadas y la nueva ley TIC será un paso fundamental para extender la conectividad entre las regiones más alejadas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.