Turismo Colombia

Acodal impulsa certificación "Bandera Azul" para las playas colombianas

  • Esta fundación seleccionó a la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, para operar el programa en el país, luego de una estricta evaluación.
Las playas colombianas buscan ingresar a las grandes ligas en limpieza y sostenibilidad.

Con el fin de mejorar su oferta de playas, marinas y embarcaciones utilizadas en actividades eco turísticas, Colombia, de la mano de Acodal, avanza en certificación de su sostenibilidad.

Se trata de una iniciativa  en la que participan 53 países, bajo el programa Bandera Azul.

Al final de un riguroso proceso se buscará determinar si cumplen un conjunto de requisitos en cuanto a calidad ambiental y sanitaria, servicios, limpieza del agua de baño, seguridad, promoción de buenas prácticas ambientales entre usuarios y promoción de oferta ecoturística y cultural.

Hasta este momento, cuatro emblemáticas playas de Colombia han avanzado hacia una siguiente fase, en la que se determinará el cumplimiento de todas y cada una de las exigencias mencionadas.

En consecuencia, se registran avances para ser certificadas con "Blue Flag", la del Hotel Magüipi de Buenaventura, Bello Horizonte del Hotel Zuana en Santa Marta, Playa Azul en La Boquilla Distrito de Cartagena, así como la emblemática Jhony Cay de San Andrés.

Los procesos de las dos primeras corresponden a iniciativas de sus usuarios privados, mientras las otras dos cuentan con liderazgo del distrito de Cartagena y la Corporación Coralina de la isla de San Andrés.

Las playas colombianas que adopten este programa se sumarán a las 3.783 playas y 698 marinas y 77 barcos ecoturísticos que en 2018 ya hacían parte de esta iniciativa liderada por la Fundación de Educación Ambiental (FEE siglas en inglés) con sede principal en Copenhaguen, Dinamarca.

Lidera Acodal

Esta fundación seleccionó a la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, para operar el programa en el país, luego de una estricta evaluación del cumplimiento de requisitos exigidos por los promotores internacionales que tienen en cuenta la capacidad técnica y el compromiso de entidades con el ambiente.

Colombia ya venía avanzando en el ordenamiento territorial de las playas, mediante la expedición del decreto 1766 de 2013.

Esta norma y otras políticas ambientales y turísticas demandan gestores eficientes y protocolos por cumplir para hacer realidad diversos objetivos en los temas ecoturísticos, ambientales, culturales y de seguridad sanitaria y ciudadana.

El programa Blue Flag se adelanta en Colombia como una estrategia público-privada de gestión que mejora la oferta de playas ambientalmente sostenibles, marinas y embarcaciones de actividades eco-turísticas que responden a criterios de buen uso y cuidados del recurso y especies marítimos.

Un modelo integral

"Bandera Azul es un programa donde la integralidad deja de ser una frase para convertirse en una realidad pues la certificación lograda por la playa, marina o embarcación, se alcanza una vez se verifique el cumplimiento de protocolos que ya se encuentran establecidos para ofrecer educación e información ambiental, garantizar la mejor calidad del agua para los bañistas, se adelanten las actividades de gestión ambiental, se brinde la seguridad y los servicios necesarios para que los usuarios accedan a los mayores estándares", señala Maryluz Mejía de Pumarejo, presidente Ejecutiva de Acodal.

Como complemento a los indicadores de calidad ofrecidos en el sitio, el programa, promueve la oferta de recursos ambientales y culturales ubicados en el entorno de las playas, lo que favorece la llegada de turistas nacionales y extranjeros. Los turistas modernos además de buscar playas limpias, privilegian los lugares donde existe responsabilidad empresarial de los agentes turísticos frente a la sostenibilidad ambiental.

Uno de los aspectos más interesantes del Programa Blue Flag es que se puede perder la certificación lograda por quienes se vinculan a este y cumplen inicialmente los protocolos.

La verificación constante del cumplimiento de los objetivos, protocolos en los frentes antes señalados, garantiza a los turistas que los agentes públicos y privados que gestionan las playas, marinas y embarcaciones no pueden desmejorar su oferta.

De ningún modo un nuevo turista se enfrentará a desinformación sobre la calidad del agua de baño, ubicación de ecosistemas sensibles, localización de recipientes para residuos, servicio de baños, entre otras características que debe cumplir un postulado a recibir el galardón "Blue Flag", que redunda en beneficios ambientales, sociales y económicos.

Así las cosas, "cumplir con protocolos ambientales, sanitarios y de participación de las comunidades locales, abre la posibilidad de visitas a sitios de interés ambiental caracterizados por su fragilidad ambiental o a los cuales no se accede por la oposición de los habitantes locales temerosos de los daños que el turismo tradicional conlleva", explica la presidente de Acodal.

La experiencia internacional muestra que las playas certificadas atraen mayor número de turistas y generan aumentos de ingresos por servicios turísticos a visitantes que no dudan en pagar por servicios a los que anteriormente no accedían y una calidad que reduce al mínimo los riesgos en salud y seguridad.

Interés creciente

En Colombia, a un año de haberse puesto en marcha del programa, gestores ubicados frente a playas en los mares pacífico y atlántico se han mostrado interesados en cumplir los protocolos para lograr la certificación anual.

Este Programa cuenta con el apoyo de los Ministerios de Comercio, Industria y Turismo, Ambiente y Desarrollo Sostenible, Vivienda, Ciudad y Territorio, la Comisión Colombiana del Océano, la Unidad Nacional para la Gestión Del Riesgo De Desastres –UNGRD-, la Asociación Colombiana de Facultades De Ingeniería –-ACOFI -, la Asociación Hotelera Colombiana –ASOTELCA- entidades que forman parte del Jurado Nacional, evidenciando la transparencia y seriedad de los compromisos adquiridos por ACODAL como operador nacional y de todos los agentes nacionales y extranjeros que creen en el éxito de las alianzas público-privadas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.